Cumbre socialista para arropar al nuevo alcalde de Sevilla

Muñoz recoge el testigo de Espadas y pretende «relanzar» la ciudad basándose en la gestión y la reivindicación

El nuevo alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, (2i) posa junto a las ministras de Justicia, Hacienda y Turismo
El nuevo alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, (2i) posa junto a las ministras de Justicia, Hacienda y Turismo FOTO: Joaquin Corchero Europa Press

Hasta tres ministras y un vicepresidente del Congreso de los Diputados, todos del PSOE, arroparon a Antonio Muñoz en su investidura como alcalde de Sevilla, consumándose así el relevo en el Ayuntamiento hispalense tras la salida de Juan Espadas para aspirar a la Presidencia de la Junta de Andalucía. En el Salón Colón del Consistorio estuvieron presentes las ministras de Hacienda, María Jesús Montero; de Justicia, Pilar Llop; y de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, junto al vicepresidente del Congreso Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. Por parte de la Junta de Andalucía asistieron el vicepresidente, Juan Marín, y la consejera de Cultura, Patricia del Pozo. Muñoz aseguró que se va a «dejar la piel» en esta nueva tarea y que su objetivo es «relanzar» la ciudad con la gestión y la reivindicación como claves de su proyecto. Muñoz (La Rinconada, Sevilla, 1959), que se ha marcado el centenario de la Exposición Iberoamericana del 29 como horizonte temporal para completar la transformación de la ciudad, tendió la mano a la oposición y dijo que espera contar con la «complicidad» del Gobierno andaluz y del Ejecutivo central.

El nuevo alcalde garantizó la continuidad en la gestión del gobierno municipal que presidió durante algo más de seis años Juan Espadas, quien renunció a la Alcaldía el pasado 20 de diciembre para centrarse en su labor como secretario general del PSOE andaluz y candidato a la Presidencia de la Junta, aunque dijo ser consciente de que hay que darle un «apretón» a la gestión porque «nunca todo es perfecto».

«Hoy, cuando venía andando al Ayuntamiento, he vuelto a sentir la suerte que tengo porque venía acompañado de mi pareja, Fernando, y por vivir en esta ciudad, por haber encontrado mi lugar en el mundo», confesó con emoción el hasta ahora concejal de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura.

En su discurso de investidura, marcó cuatro prioridades para lo que resta de mandato municipal pero con una proyección hasta el 2029: una ciudad que funcione y que haya completado la mejora de sus servicios públicos, que haya transformado los barrios desfavorecidos, que haya ejecutado las infraestructuras e inversiones de movilidad proyectadas y que la innovación y el emprendimiento tengan un peso específico en su modelo económico.

Por su parte, la ministra Montero trasladó a Muñoz el «compromiso del Gobierno de España» con la ciudad y con los proyectos «en cartera o que se vienen trabajando desde hace tiempo» con su predecesor Espadas, de quien valoró tanto su «buena gestión» como el «relevo ejemplar» al frente del consistorio hispalense.

Sobre Muñoz dijo que es «una persona que es conocedora del día a día del detalle y también de los grandes proyectos estratégicos de la ciudad, que va a tomar las riendas y va a seguir colocando a Sevilla en el lugar que le corresponde y que es imprescindible para este año 2022 en términos de recuperación económica, aprovechando toda la potencialidad, sobre todo que viene del talento y de la innovación de los sevillanos».

En clave orgánica, el secretario de Organización del PSOE, Santos Cerdán, trasladó el «apoyo total» de la dirección federal del partido a Muñoz «para el presente y para el futuro». A su juicio, «va a ser un magnífico alcalde» y va a contar con «tiempo por delante para demostrar» la gran labor que ya ha hecho como concejal.