Aumentan las enfermedades contagiosas de mascotas

La subida del IVA y la crisis han reducido la vacunación de perros y gatos, lo que está provocando un repunte de algunas dolencias

  • Los veterinarios alertan también sobre la llegada de las franquicias que pone en peligro el sector
    Los veterinarios alertan también sobre la llegada de las franquicias que pone en peligro el sector
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

26 de febrero de 2018. 18:44h

Comentada
Madrid. 26/2/2018

ETIQUETAS

Este último verano se han diagnosticado unos 20 casos de parvovirosis en agosto en las clínicas de Vigo. En el último año se ha visto un repunte de la enfermedad en perros, cuando llevábamos tiempo en la ciudad sin ningún caso. También han aumentado los casos de filariosis, que antes se evitaban con un tratamiento mensual», explica Antonio Reinoso, vicepresidente de la Asociación Española de Veterinarios (Aevet) y presidente de la Asociación Gallega de Veterinarios. Aevet llevó a cabo un estudio en 2016 en el que, a través de encuestas a clínicas veterinarias aleatorias (unas 80-100 de entre las 6.000 que hay en la Península), alertaban de que los tratamientos de desparasitaciones y vacunas había descendido de media un 35% en el territorio nacional (en Galicia, un 43%). «En España el descenso de los cuidados médicos a mascotas se debe a la crisis económica y al aumento de IVA en el año 2012 del 8 al 21% (las mascotas han pasado a considerarse como bienes de lujo). Somos sanitarios y como tal, consideramos que la prevención es fundamental. No se entiende por qué la atención a una vaca tiene un gravamen 10 puntos por debajo de la atención médica a un gato o un perro cuando son especies que comparten enfermedades que se transmiten a humanos. Por ejemplo, enfermedades zoonéticas como la leptospirosis son contagiosas», explica Reinoso.

El estudio no se ha vuelto a repetir y se hizo precisamente por la creencia de que la bajada de ingresos en las familias estaba teniendo consecuencias en la salud animal y eso que «la mayor parte de los veterinarios asumimos ese 13% más de IVA sin repercutirlo en los clientes. Si no hay dinero, el perro no va al veterinario», detalla. Así, se han verificado, según cuentan desde Aevet, brotes de leishmania en perros y casos en personas, debido a que los canes hacen de reservorio de la enfermedad. También las dolencias víricas y las lombrices pasan con mayor facilidad de mascotas a humanos si no se vacuna.

Falta de recursos y un IVA más alto han provocado un peor cuidado de las mascotas, que todavía se salvan, al menos en España, de ser víctimas del movimiento antivacuna. Sin embargo, en Estados Unidos la alerta crece ante la proliferación de dueños que renuncia a este tipo de prevención. Los veterinarios de Nueva York llevan semanas advirtiendo de que el número de propietarios que no vacuna a sus animales de compañía sigue creciendo. Una moda que ha surgido por imitación del movimiento antivacuna en humanos y que tiene su origen en un estudio publicado en 1998 que relacionaba la administración de la triple vírica con el desarrollo de autismo en niños. Al igual que los médicos, los veterinarios de los EE UU han declarado en multitud de medios que no hay ningún caso de diagnóstico de autismo en perros.

Las mascotas transmiten enfermedades a los humanos (la rabia, por ejemplo) y que el movimiento antivacunas se pueda extender por España preocupa al sector veterinario. Así lo ha declarado recientemente Manuel Lázaro, veterinario especializado en mascotas del hogar y miembro de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Madrid, a Redacción Médica: «He tenido noticia de este movimiento en Estados Unidos, pero en España es minoritario y no ha calado. No hay esa beligerancia por parte de los dueños. En todo caso, lo que vemos es dejadez en algunos casos...». Sin embargo, el veganismo, ropa para tratar fobias y otras modas de salud humana ya se están trasladando al ámbito animal también en España.

Franquicias y rentabilidad

Otra de las preocupaciones del sector es la proliferación de franquicias y el interés creciente de los fondos de inversión que apuestan por la salud de las mascotas como filón de negocio. Los veterinarios lo ven como una amenaza para la calidad en la atención personalizada de las animales de compañía. Así lo ha denunciado estos días Aevet y la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos, (UPTA), preocupados por la desestructuración que esto puede suponer para las clínicas tradicionales. «Para los fondos de inversión lo fundamental es la rentabilidad económica y esto va en contra de las mascotas. Las clínicas tradicionales las abren veterinarios licenciados que no son empresarios. Se prima la calidad y la relación personalizada a la mascota. Además, realizamos muchas acciones que no tienen rentabilidad como el control de las colonias de felinos con campañas de esterilización, tratamos animales abandonadas, etc. Ahora mismo tenemos también una campaña de vacunación y atención a animales de la Cañada Real. Los veterinarios de cercanía, las clínicas tradicionales han sido y son un elemento de vigilancia de la salud pública y principales actores en la prevención de enfermedades de trasmisión animal», opina Benito Pérez, presidente de Aevet.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs