«España salvaría vidas con un plan de cribado en cáncer de pulmón»

Entrevista a Laureano Molins, responsable de Cirugía Torácica del Hospital Clínic y presidente del AECC-Cataluña Contra el Cáncer

  •  Laureano Molins, responsable de Cirugía Torácica del Hospital Clínic y presidente del AECC-Cataluña Contra el Cáncer
    Laureano Molins, responsable de Cirugía Torácica del Hospital Clínic y presidente del AECC-Cataluña Contra el Cáncer
Barcelona.

Tiempo de lectura 4 min.

04 de diciembre de 2018. 18:28h

Comentada
Montse Espanyol .  Barcelona. 4/12/2018

- Los expertos alertan de que la fotografía que hoy tenemos del tabaquismo es un espejo de lo ocurrirá con el cáncer de pulmón dentro de 20 años.

-Hace 20 años había un 80% de tumores de pulmón en hombres y un 10% en mujeres. Actualmente, tenemos mitad y mitad. Y dentro de dos décadas habrá más mujeres que hombres, porque hoy el 21% de las universitarias son fumadoras habituales, versus el 18% de los chicos, según la AECC.

-¿Y si nadie fumara?

-El cáncer de pulmón sería anécdótico en 2040, porque nueve de cada 10 tumores están relacionados con el tabaco.

-¡Pues sí que fumar perjudica seriamente la salud!

-Sólo la mitad de la gente que fuma desarrolla una enfermedad relacionada con el tabaco. Puede ser un cáncer de pulmón o un infarto de miocardio. Hace 20 años fumaba un 45% de la población, hoy fuma el 30%, pese a tener las leyes antitabaco más restrictivas de Europa. De los 15 millones de españoles que fuman, siete millones tendrán una patología relacionada con el tabaco. Tenemos que avanzar hacia el diagnóstico precoz. En los últimos 30 años, en mama, colon y próstata ha habido una mejora en la supervivencia. Del 60 al 80% en el caso de colon y del 70 al 90% en mama y próstata. En cambio, en pulmón estamos igual, en un 15% de supervivencia de los casos diagnosticados.

-¿Por qué cuesta diagnosticar?

-El cáncer de pulmón es traidor. Crece y cuando aparece un síntoma, que puede ser local, como un esputo con sangre o una tos persistente, o extratorácico, si hay metástasis, ya está en estadio avanzado. El 84% se diganostica en estadio avanzado y no se puede operar. Se trata con quimioterapia, radioterapia e inmunoterapia. Antes de ésta última la esperanza de vida era de 8 meses, ahora es de veinte y pico. Del 20% que operaramos, curamos a la mayoría.

-Si el diagnóstico precoz salva vidas, ¿por qué no se hace?

-En el Congreso Internacional de Cirugía Torácica que organizamos cada tres años en Barcelona y acabamos de celebrar esta semana, presentamos los resultados del estudio Nelson que, tras analizar a 15.000 europeos, ha demostrado que los programas de detección precoz de cáncer de pulmón mediante TAC reducen un 30% la mortalidad. El problema es que los cribados no se acaban de implementar. Pero con este estudio y una nueva normativa europea las administraciones no tendrán más remedio que admitir que esto salva vidas.

-Cuanto antes mejor porque en cáncer el tiempo es oro.

-Da la impresión de que el coste de un programa de detección precoz de cáncer de pulmón es muy elevado porque de cada 100 personas a las que se hace un TAC, sólo a uno o dos se le identifica un tumor maligno. Pero un estudio del Clínic y el gobierno catalán demuestra que el coste para una población como la de Cataluña de tratar a pacientes con quimioterapia es más caro y tiene más mortalidad que una cirugía. El abordaje quirúrgico, inicialmente, supone más gasto porque implica una operación, pero a la larga es más barato.

-¿Cómo debería ser este cribado?

-Citando a los fumadores y personas que han fumado durante más de 20 años un paquete diario con edades comprendidas entre los 50 y 74 años para hacerles un TAC. Un año después se les haría otro TAC y a continuación cada dos años. Eso sí, sería condición «sine qua non» dejar de fumar. Un ex fumador puede desarrollar un cáncer hasta 15 años después de haber dejado los cigarrillos.

A vuela pluma

La lucha contra el cáncer avanza desde mil frentes. Si hace unos años, el doctor Laureano Molins abría el tórax y fracturaba una costilla para extirpar un nódulo en el pulmón, ahora hace tres incisiones para introducir una cámara e instrumental médico. Molins es un optimista incorregible, de los que convierte sueños en avances médicos, como los que presenta en el Congreso de Cirugía Torácica que organiza cada tres años en Barcelona.

Últimas noticias