• 1

De charco en charco

Espacio dedicado al mundo de los más pequeños de la casa. Moda, decoración, ocio, planes divertidos, cultura... todas esas facetas con las que nos encontramos a diario cuando somos padres. Su reto es simplemente echar una mano, inspirar, dar ideas, algún que otro consejo... porque con niños vamos saltando de un charco a otro.

  • Image

La enfermedad del “niño abofeteado”. ¿Sabes lo que es? ¿Y cuales son sus síntomas y tratamiento?

true

Sobre el autor

Tania Villate Consonni

Siempre me ha gustado escribir, comunicar... compartir. Abogada y Agente de Propiedad Industrial de formación y profesión hasta que me convertí en madre de familia numerosa, lápiz y papel siempre me han acompañado. Desde entonces mi atención se ha centrado en el mundo de los niños. Me preocupa la seguridad de los niños y me apasiona la moda, la decoración, descubrir formas formas en las que disfrutar del ocio en familia... es un universo mágico que nunca deja de sorprenderme.

Bajo ese nombre tan peliculero se esconde una infección, también llamada magaloeritema, eritema infeccionso o quinta enfermedad.

El eritema infeccioso o la enfermedad del niño abofeteado es una enfermedad vírica leve causada por el parvovirus humano B19. ¿Cuál es su principal y característico síntoma? Pues precisamente el que le da ese nombre tan dramático: que sus mejillas parecen haber sido abofeteadas porque están rojas y con aspecto de caliente. Esta rojez puede extenderse a brazos, piernas y tronco haciendo dibujos, como si fuera un “encaje de bolillos”, no de forma uniforme. Aunque normalmente no tiene fiebre alta puede tener alguna alteración como vómitos, mucho cansancio o malestar general.

La enfermedad dura alrededor de una semana, pero puede que reaparezcan sus síntomas en las siguientes semanas de forma intermitente por efecto de la luz solar, el ejercicio, la tensión emocional o el calor.

La mayor parte de las veces el contagio se produce entre niños por el contacto con secreciones respiratorias infectadas como la saliva, pero también puede transmitirse de la madre al feto (en cuyo caso puede ocasionar complicaciones en la gestación o consecuencias para el bebé), o por transfusiones de sangre contaminada. El momento del contagio es anterior a la erupción en la piel. Una vez que ésta sale, el riesgo de contagio se reduce. Aún así, es recomendable que el niño con la erupción esté un par de días sin tener contacto con otros niños. Primero porque aún hay cierto riesgo de contagio, y segundo porque el niño puede estar bajo de defensas y es más propenso a contagiarse de alguna otra enfermedad. En cualquier caso es importante que las mujeres gestantes no tengan contacto con personas que puedan estar contagiadas ya que aunque la enfermedad en sí no es grave para los niños, para un feto sí puede serlo. Las personas que ya han sido contagiadas una vez adquieren inmunidad, por lo que no volverán a contagiarse por la misma.

No hay un tratamiento específico para esta enfermedad, únicamente se tratan los síntomas: si tiene fiebre y está muy molesto paracetamol. En general, que beba mucho líquido. En principio en unos días se curará sin mayores complicaciones.

Últimas noticias