Honor 8X, el gigante de precio diminuto

Se trata de un móvil de gama media que cumple de sobra. Entre sus características destaca el modo de fotografía SuperNoche.

LA PANTALLA ES GIGANTE

Honor ha presentado su terminal Honor 8X, un gigante a un precio diminuto. Con una batería de 3750 mAh, el Honor 8 parece un móvil de gama alta. Sus 6,5 pulgadas de pantalla con una proporción 19.5:9, así como el diseño minimalista y el notch pequeño, aún más que el del iPhone X, le dan el toque de distinción de los móviles de alto precio. El panel es IPS. La resolución se puede escoger: FHD+ o HD+. El cristal de la pantalla es 2.5 D y el marco de aluminio redondeado hace que sea muy cómodo de usar. Incluso con una mano.

El encendido y volumen se encuentran a la derecha, mientras que el lector de huellas digital está en la parte trasera. Una parte trasera que tiene un acabado brillante que le aporta al teléfono un curioso efecto óptico, aunque, como no todo va a ser perfecto, lo cierto es que se quedan fácilmente marcadas las huellas dactilares.. En la parte de abajo tenemos el puerto microUSB. Honor también ha mantenido, menos mal, el conector jack de audio. Cuenta también con reconocimiento facial, que funciona muy bien, y sistema NFC de pagos.

PROCESADOR

Por dentro este smartphone cuenta con el microprocesador Kirin 710 de ocho núcleos y una unidad gráfica Mali G51. Tiene una memoria RAM de 4 GB y funciona sobre Android 8.1 y la capa de Huawei EMUI 8.2. Cuenta además con GPU Turbo. que ofrece un 60% de mejora en el rendimiento y un 30% de disminución del consumo de batería. Además, tiene un sistema inteligente de procesamiento de archivos y doble ranura SIM.

CÁMARA FOTOGRÁFICA

La doble cámara trasera, con Inteligencia Artificial, es de 20 y 2 MP con una apertura de f/1,8 fps lo que la convierte en ideal para situaciones en donde no hay demasiada luz. La fotografía nocturna, el modo SuperNoche, de hecho, es lo mejor de este móvil, que elimina los elementos borrosos de la foto y consigue resultados similares a los que se consiguen usando un trípode. La IA identifica hasta 22 categorías y 500 escenarios para lograr la foto perfecta. El efecto beauty ajusta y retoca imágenes, mejorando su calidad. La cámara frontal es de 16MP y logra hacer selfies decentes incluso a contraluz.

Los vídeos disponen de grabación a cámara lenta a 16x (480 fps) y modos manual y automático y tienen estabilización electrónica. El resultado es bastante bueno. Lo mismo sucede con el sonido, que no está nada mal.

Además, para los que se pasan horas y horas jugando, chateando o visitando redes sociales y páginas web, Honor 8X cuenta con tecnología anti-reflejos así como con un sistema de reducción de fatiga visual certificado por TÜV Rheinland. El modo noche, para leer en la oscuridad, nos ha gustado mucho.

En España Honor 8X está disponible en azul y con 64 o 128 GB de memoria expansible hasta 400 GB vía microSD.

¿Y el precio? Muy bajo para las prestaciones que ofrece: 249 euros para el modelo de 64 GB y 299 para el de 128