Los médicos piden al PSOE que apoye la reordenación

Villarig afea que el Pacto por la Sanidad se convierta en un arma política y llama a la búsqueda de soluciones

Los médicos de Castilla y León lo tienen claro: quieren que la oposición se sume al pacto por la Sanidad para reordenar el sistema. Así lo aseguró el presidente del Consejo de Colegios Oficiales de Castilla y León, José Luis Díaz Villarig, tras su reunión con la consejera de Sanidad, Verónica Casado, con quien coindició en urgir a PSOE. Podemos y UPL a respaldar este acuerdo alcanzado hasta el momento por la Junta, PP, Cs, Vox y Por Ávila, con el objetivo de otorgar al sistema más «eficiencia y equidad».

En este sentido, afeó también que una herramienta «tan importante para los ciudadanos» se convierta en «arma política» por parte «de unos y de otros» y apeló a buscar «entre todos» la solución al problema en una Comunidad «muy difícil».

Por ello, aseguró que el PSOE «se equivoca radicalmente» al no estar en el pacto, porque «no es un tema de partidos, sino de que los castellanos y leoneses tengan la mejor asistencia posible». «No les pedimos un apoyo incondicional, pero deben participar porque de lo contrario la ciudadanía les pedirá explicaciones».

Por su parte, Casado explicó que en el encuentro con los máximos responsables de los colegios oficiales provincial se pusieron sobre la mesa «las debilidades y amenazas de la sanidad en Castilla y León, así como las fortalezas y el análisis que permita mejorar».

«Tenemos un sistema sanitario magnífico», sentenció la consejera, quien hizo hincapié en los dos «problemas» que el sector tiene en la actualidad y que afectarán al futuro: la financiación y el déficit de profesionales, que generarán «trastornos en cinco o diez años».

Para ello, dijo, cuenta con el respaldo del Consejo que considera «indudable» la necesidad de reordenar los recursos y apeló a un acuerdo estatal ya que «muchos médicos se forman aquí pero se van a trabajar fuera».

Geolocalización

Por otro lado, tras el encuentro con el alcalde del municipio palentino de Barruelo de Santullán, defendió el sistema de geolocalización en áreas de baja cobertura sanitaria, que principalmente se encuentran en zonas periféricas, como acción paralela a la atención médica, pero «nunca» como sustitutivas de la actividad de los profesionales.

Por el momento, la Consejería extenderá a todos los núcleos rurales dispersos las pulseras de aviso que no han gustado en Barruelo. La idea es que este sistema permita a un grupo de vecinos, la llamada red de colaboradores, actuar ante una situación de urgencia durante el tiempo que tarde en llegar el equipo sanitario. Se trata de implantar una intervención rápida por parte de las personas más cercanas que, en muchos casos, puede ser vital para la supervivencia o las secuelas, en especial en el caso de enfermedades tiempo dependientes como un ictus o un infarto.