La mediación de Fernández Mañueco permite la llegada de dos UCI móviles del Ejército a Soria

Así lo asegura la delegada territorial, Yolanda de Gregorio, quien reconoce que faltan “médicos de Medicina Intensiva, de atención primaria y enfermeras”

SITUACIÓN EN SORIA
Entrada al Hospital Virgen del Mirón de la capital sorianaWifredo GarcíaEFE

La delegada territorial de la Junta de Castilla y León, Yolanda de Gregorio, ha manifestado que gracias a la gestión del presidente del Gobierno regional, Alfonso Fernández Mañueco, está previsto que lleguen a Soria dos ambulancias UCI móviles de Zaragoza que colaborarán en los traslados de enfermos de COVID-19 y que prestarán servicio en toda la provincia.

Los equipos sanitarios se alojarán en la Residencia Antonio Machado, de titularidad autonómica, y su función será el traslado de enfermos de su casa al centro hospitalario soriano o de éste a alguno de referencia de la Comunidad Autónoma. “Cuando no lleven a cabo la práctica del traslado de pacientes también se les requerirá que desempeñen su labor en la UCI del Hospital Santa Bárbara de Soria”, precisó.

Por otro lado, aseguró que Soria es una de las provincias en la que más pruebas de detección molecular se han realizado, un total de 1.256, de las que 430 han sido negativas, y agregó que se espera el resultado correspondiente a 74 pacientes.

Asimismo, reconoció que la pandemia está teniendo “muchos afectados y aislados” y subrayó la labor de los sanitarios sorianos que “exponen sus vidas” por lo que alentó a mandarles el respaldo de la ciudadanía soriana a diario.

De Gregorio significó el apoyo logístico con el que la Junta cuenta para distribuir el material de protección entre los centros sanitarios, y detalló que son once las personas que se encargan de este cometido. La delegada reconoció también que Soria necesita sanitarios, especialmente “médicos familia, médicos de urgencias y de UCI y enfermeras”.

Por su parte, la responsable del Plan de Humanización, María Luis Sainz, precisó que en el Hospital de Soria se ha permitido a todos los pacientes que puedan disponer de “objetos personales, móviles o tablets y puedan comunicarse con sus familias”.

Además, promueven que realicen actividad y ejercicio físico “así como otro tipo de entretenimiento” en la medida de las posibilidades de cada paciente. En este aspecto, un fisioterapia elaborará guías de ejercicios cognitivos recomendados en función de cada paciente.