Una médico de Segovia reivindica la Medicina y afea a quienes por miedo o egoísmo equivocaron su profesión

En una carta abierta, la doctora Carmen Castaño llama la atención sobre que nadie supo ver la llegada del coronavirus “que ha demostrado nuestra fragilidad”

Coronavirus.- La Diputación de Segovia requiere "de manera urgente" sanitarios para sus centros asistenciales
CAMP El Sotillo. DIPUTACIÓN DE SEGOVIA (Foto de ARCHIVO) 01/01/1970 DIPUTACIÓN DE SEGOVIA

Si ayer lunes fue otro profesional sanitario desde Soria el que alzaba la voz para criticar las actuaciones de algunos dirigentes durante esta alerta sanitaria y pedir que se escuche más a los profesionales, hoy ha sido una médico rural de Segovia, la doctora Carmen Castaño Yubero, la que en otra carta abierta expresa su sentimiento de angustia pero también de agradecimiento y esfuerzo máximo frente a esta pandemia.

"Se está haciendo un esfuerzo que va más allá de lo humanamente posible”, advierte la sanitaria, testigo del sacrificio de tantos compañeros y compañeras para intentar “poner orden en el caos”, trabajando los siete días de la semana, las horas que sean necesarias, consolando a quien lo necesita superando incluso su propio miedo al contagio”. Por ello, aprovecha estas líneas que escribe para reivindicar la profesión médica especialmente por su función en momentos como el actual. "Hemos elegido la profesión más bonita del mundo, que es ayudar a quien lo necesita”, escribe.

En esta carta abierta, remitida por la Federación de Servicios Públicos de UGT Segovia, llama la atención sobre que nadie supo ver “a llegada de este "enemigo invisible”, que es el Covid-19, que “ha conseguido poner patas arriba nuestra forma de vida”, advierte. Si bien, en este sentido, tiene claro también que no hay que echar la culpa a nadie en concreto, "porque hemos fallado todos y en muchas cosas. Como por ejemplo, cita, los sistemas de alerta epidemiológica, la Organizació Mundial de la Salud (OMS) o los servicios de inteligencia. "En Europa nos creíamos a salvo pero de pronto hemos sido conscientes de que somos igual de vulnerables y frágiles que el resto ante una situación que nos supera”, afirma.

Críticas al egoísmo de quienes equivocaron su profesión

Finalmente, la doctora tampoco se muerde la lengua para reprochar algunas actitudes que también ha visto estos días entre algunos profesionales sanitarios, “que no diré compañeros, porque equivocaron su profesión, ya que se dejaron llevar y paralizar por el miedo”, apunta. “Egoístas que buscan excusas que nadie les ha pedido y que han encontrado en la huida su vía para escapar. Allá cada cual con su conciencia. No merece la pena dedicarles más palabras. Está claro que no han entendido la esencia de la medicina”, sentencia, contundente, la doctora Castaño, quien prefiere quedarse con el homenaje y la gratitud por el sentido del deber, así como por “la humanidad, la responsabilidad, la solidaridad, la entrega, la honestidad, el esfuerzo, la compasión, el trabajo y el amor para todas esas personas a las que puedo llamar con orgullo compañeros y compañeras”.