Evitar los vertidos sucios a los ríos, prioridad de la Junta

El Ejecutivo autonómico invierte tres millones en la reforma en la depuradora soriana de Ágreda y Ólvega para mejorar sus deficiencias

El cuidado del Medio Ambiente es una de las prioridades de la Junta de Castilla y León. Por ello, el consejero del ramo, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha firmado un acuerdo con los ayuntamientos sorianos de Ágreda y Ólvega para reformar la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de ambos municipios, lo que supondrá un coste de más de tres millones, de los que el Ejecutivo autonómico aportará el 80 por ciento.

Las instalaciones presentan «numerosas deficiencias del propio transcurrir, ya que la infraestructura tenía una obsolescencia y las aportaciones que recibe no la hacían idónea», señaló Suárez-Quiñones.

Asimismo, reconoció que la EDAR no funcionaba de la «forma adecuada» debido a la propia necesidad de reforma y a las filtraciones de aguas parásitas. «Se trata de conseguir la eliminación de estos vertidos en las redes de saneamiento de cada municipio», reiteró.

En este sentido, señaló su deseo de conseguir que «ningún río de Soria reciba aguas sucias» en aras, además, de cumplir la normativa europea y autonómica y reconoció que sí se han estado produciendo al río Val y su embalse en la provincia de Zaragoza por el mal funcionamiento de esta depuradora.

En consejero recordó que próximamente se rubricará un nuevo convenio con la Diputación de Soria por el cual los municipios de entre 500 y 2.000 habitantes de la provincia tendrán sus aguas depuradas, y añadió que todos los municipios de más de estos vecinos ya tienen sistemas efectivos.

Peligro medio de incendios

Por otra parte, resaltó que Castilla y León se encuentra en «peligro medio de incendio», motivo por el cual la Junta ha aumentado el número de efectivos que combaten el fuego, con la liberación de guardias de técnicos y agentes medio ambientales. Finalmente, tiene ya «a punto» los medios disponibles por si ocurriera algún incidente.