Unicaja Banco advierte que la Economía regional podría descender entre un 9,1 y un 12,1% este año

Además, calcula que la tasa del paro alcanzaría un 18,8 por ciento

Unicaja nombra consejera independiente a María Luisa Arjonilla
Imagen de archivo de una sucursal de Unicaja UNICAJA

Unicaja Banco acaba de publicar su informe trimestral “Previsiones Económicas de Castilla y León”, donde estima que el PIB regional podría caer este año entre un 9,1 y un 12,1 por ciento, sin que pueda descartarse un mayor impacto si la situación sanitaria empeora.

Además, el empleo podría disminuir en el promedio del año entre un 6,3 y un 8,8 por ciento por lo que la tasa del paro podría alcanzar el 18,8 por ciento en caso de que el ritmo de recuperación de la actividad fueses más lento de lo esperado.

Para 2021, las estimaciones apuntan a una recuperación de la actividad y del empleo, con un crecimiento que puede llegar al 8,5 y al 3,4 por ciento, respectivamente.

Según los últimos datos de la Contabilidad Regional Trimestral de Castilla y León, relativos al primer trimestre de 2020, el PIB ha disminuido con respecto al trimestre anterior un 4,0 por ciento, registrándose una variación del -3,2 por ciento en términos interanuales. La demanda interna restó 3,8 p.p. al crecimiento, produciéndose un fuerte descenso, tanto del consumo de los hogares (-4,5 por ciento) como de la inversión (-8,1 por ciento), mientras que el saldo exterior habría tenido una aportación positiva de 0,7 p.p.

Desde la perspectiva de la oferta, el Valor Añadido Bruto (VAB), y según los datos de la Contabilidad Regional Trimestral de Castilla y León, ha aumentado en el sector agrario (5,4 por ciento), en las ramas energéticas (9,3 por ciento) y en los servicios no de mercado (3,8 por ciento), disminuyendo en el resto de ramas. Destaca la caída experimentada por la construcción (-8,4 por ciento), los servicios de mercado (-4,9 por ciento) y la industria manufacturera (-4,5 por ciento).

Los datos disponibles para el segundo trimestre apuntan a una cierta recuperación a partir de mayo. En esta línea, la pérdida de afiliación a la Seguridad Social se ha reducido en los meses de mayo y junio, aunque en términos interanuales ha registrado un caída del 3,7% con respecto al segundo trimestre de 2019. Entre abril y junio, el número medio de trabajadores afiliados ha aumentado en más de 8.800, tras descender aproximadamente en 30.400 trabajadores entre febrero y abril. De este modo, en junio, la afiliación media a la Seguridad Social asciende a 893.245 trabajadores, por lo que en la primera mitad del año la caída del empleo habría sido del 1,6% en términos interanuales, según los datos del Ministerio de Inclusión, Migraciones y Seguridad Social.