La Covid ya suma víctimas a las listas de siniestralidad laboral

Contabiliza dos personas fallecidas el pasado mes de junio

Desde el pasado mes de junio, a las causas tradicionales de muerte por siniestralidad laboral se suma ahora por vez primera la Covid-19 con los dos primeros fallecidos en las estadísticas laborales del Gobierno regional.

El informe de siniestralidad de la Consejería de Empleo e Industria, facilitado por Ical, pone de relieve que pese al paréntesis económico provocado por la pandemia y la declaración del estado de alarma, la cifra de fallecidos en su puestos de trabajo siguió en ascenso en la Comunidad.

El dato global de seis meses apunta a 31 personas muertas cuando intentaban ganarse el pan, lo que supone once más que en el mismo periodo del año anterior, con una subida porcentual del 55 por ciento.

El informe precisa que además de los 31 fallecidos en accidente laboral, nueve perecieron por siniestros no traumáticos y dos como consecuencia de este letal y contagioso virus, mientras que otros siete sufrieron caídas desde altura, seis fueron afectados por atrapamientos, uno por ahogamiento y otro por aplastamiento. También se registró un atropello y otro un golpe en la cabeza junto a tres que tuvieron accidentes de tráfico (uno de ellos figura en la descripción de la lesión como no traumático).

La Junta reconoce esos dos fallecidos en el mes de junio, cuando se produjeron ocho accidentes mortales en total, seis más que en el mismo mes de 2019, con un crecimiento del 300 por ciento. Además, otros dos se produjeron por lesiones no traumáticas, el mismo número por caídas desde altura, uno por atropello y otro por un atrapamiento.

Los fallecidos entre enero y junio se concentraron en Valladolid, con siete, seis más que un año antes, seguida esta provincia por Burgos y León, con seis en cada uno, la primera con un trabajador menos fallecido que en 2019 y la segunda en las mismas cifras. Asimismo, en Salamanca murieron cuatro; en Palencia, tres, y en Soria, dos, cuando un año antes no se contabilizó ninguno en estos territorios. Además, en Segovia perecieron otros dos, uno más que el año pasado; y en Zamora, uno, el mismo número que en 2019. En Ávila no hubo que lamentar fallecidos, cuando un año antes murieron cuatro trabajadores.

Bajan los graves y el global

No todos los datos estadísticos sobre siniestralidad son negativos, porque las cifras de accidentes graves y el número global de siniestros, que sobre todo son breves, descienden en los meses de estudio. En concreto, los siniestros con carácter grave sumaron entre enero y junio, 91, con 16 menos que en 2019 y una merma de casi el 15 por ciento.

En cuanto a los accidentes leves, sumaron 10.138, lo que supone una bajada del 21,2 por ciento, con 2.725 menos que un año atrás. Así, la cifra global de siniestros laborales con baja se situó en Castilla y León, en el primer semestre del año en los 10.260, con una bajada del 21 por ciento, y 2.730 accidentes menos.

Por provincias, el número de accidentes bajó en Burgos (1.943), un 29 por ciento; en León (1.481), un 23,4 por ciento; en Salamanca (1.289), un 22,2 por ciento; en Ávila (498), un 20 por ciento; en Palencia (733), un 18,4 por ciento; en Soria (491), un 17,2 por ciento; en Segovia (848), un 17,1 por ciento; en Valladolid (2309), un 16,2 por ciento; y en Soria (668), un 13,1 por ciento.

In itinere y enfermedades

Los accidentes de camino al tajo sumaron entre enero y junio 930, lo que supone un descenso del 25,4 por ciento en relación a 2019. La cifra es positiva en los leves, con 918 siniestros y un descenso del 25,5 por ciento; y los graves, con nueve, y una merma del 35,7 por ciento. Sin embargo, los mortales sumaron tres, dos más que en el mismo periodo del año anterior, con un aumento porcentual del 200 por ciento. Los accidentes mortales se produjeron en Salamanca, Segovia y Soria.

Por último, en relación a las enfermedades profesionales declaradas, el documento de la Junta de Castilla y León, pone de relieve que en los meses descritos se reconocieron 207 casos en la Comunidad. Este dato representa un retroceso del 29,3 por ciento y el reconocimiento a 86 trabajadores menos que en los seis meses de 2019, de una enfermedad profesional.