Fernández Mañueco plantea una Conferencia de Presidentes de “trascendencia real” contra la Covid-19

El jefe del Ejecutivo autonómico lamenta haber pasado de la “cogobernanza teórica del mando único a viajar en un barco federal”

El presidente Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, planteó al Gobierno de España la celebración de una Conferencia de Presidentes “de verdad” que aborde acuerdos en asuntos básicos y de “trascendencia real” ante la Covid-19, que enmarcó en reformas legislativas, actuaciones en la gestión de la sanidad o residencias y en un reparto justo de los fondos estatales y europeos.

“Se ha pasado de la cogobernanza teórica del mando único a viajar en un barco federal sin tintes de coordinación entre el Gobierno y las comunidades”, afirmó el jefe del Ejecutivo autonómico durante su comparecencia a petición propia en el pleno de las Cortes regionales para informar sobre las quince reuniones con Pedro Sánchez durante el Estado de Alarma.

Fernández Mañueco apostó por “no devaluar este instrumento” y recuperar su sentido original de acuerdos en materias básicas por lo que defendió que se celebren menos pero de mayor calidad. En caso de que el Gobierno atienda su petición, que sería presencial y preparada, se comprometió a reunirse con los agentes sociales y políticos para llevar una posición de Comunidad.

Son un ejemplo de buena voluntad”, indicó, pero reiteró la necesidad de que recuperen su sentido de acuerdo, donde se refirió a la que acordó elaborar una estrategia de reto demográfico.

Definir reformas legislativas como mecanismo intermedio al estado de alarma que Castilla y León fue la primera en pedir al inicio de la pandemia pero que ahora no ve “adecuado” un estado de alarma autonómico. Acciones precisas en medios y personal en sanidad, residencias o gestión del Ingreso Mínimo Vital fueron las materias que planteó.

A ello unió los recursos necesarios a las comunidades a través de un reparto justo de los fondos europeos y estatales, así como un fondo no reembolsable para el año 2021 sería también materia de un orden del día de una futura Conferencia de Presidentes.

Propuestas de Castilla y León

En su comparecencia ante el Parlamento autonómico para informar de los asuntos abordados en las conferencias de presidentes de este año, Fernández Mañueco, tras recordar la dura prueba a la que somete la Covid-19 a las personas e instituciones, asumió que Castilla y León forma parte de un todo, defendió la coordinación con el Gobierno y las entidades locales.

En las quince conferencias, explicó que ha mantenido informados a los presidentes del Gobierno y de las Comunidades de las medidas adoptadas en Castilla y León para proteger la vida, a los más vulnerables con medidas y un refuerzo económico y las destinadas a mantener el empleo. “Por encima de colores políticos”, destacó.

Igualmente, detalló las medidas que solicitó al Gobierno en un primer momento de material sanitario, ayudas para provincias más golpeadas, criterios más claros sobre el uso de mascarillas, adecuada contabilización de las víctimas, rastreo de los positivos y en la falta de profesionales en España y la mala financiación que no cubre el gasto sanitario.

Igualmente, defendió más recursos para Castilla y León en función del impacto del virus y no de la población, sostuvo que se ha castigado a las comunidades envejecidas y que se debe recalcular el fondo al entender que la Comunidad ha perdido 110 millones en base a los criterios aplicados por el Gobierno.

Rechazó el presidente el “trato de privilegio” y “criterio iguales” en el reparto del fondo no reembolsable y recordó la demanda al Gobierno de planes de choque para la hostelería, comercio, turismo o automóvil y reducir el IVA.

Respuesta de la oposición

Más crítico se mostró el secretario general del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, quien acusó a Fernández Mañueco de “no hacer nada útil por la Comunidad en cinco meses”, y lamentó que el Ejecutivo autonómico este sometido “al yugo” del líder nacional del PP, Pablo Casado, por encima de los intereses de la Región.

Asimismo, reprochó al jefe del Ejecutivo autonómico que en todo momento trate de desviar la atención hacia el Gobierno de Pedro Sánchez con “insultos” y “deslealtad”. Tudanca lamentó la “deslealtad” del presidente de la Junta con Castilla y León y de sus cambios de postura. “Los días impares insulta al Gobierno y los pares trata de aparentar ser un estadista”, al tiempo que recordó que con Juan Vicente Herrera al frente de la Comunidad se mantenían reuniones con el resto de portavoces parlamentarios para “pactar” una postura de Comunidad antes de una conferencia de presidentes para así ir “más fuertes” y defender “la postura de todos los castellanos y leoneses”. Por el contrario, Fernández Mañueco “prefirió defender la posición del PP y no la de Castilla y León”.

“Durante meses hemos hecho todo cuanto estaba en nuestra mano por dar seguridad a la gente, pero usted eligió a Pablo Casado antes que a Castilla y León”, criticó Tudanca quien, sin embargo, garantizó que se seguirá apoyando a los ciudadanos de la Comunidad “a pesar de ustedes” y apostando por el diálogo, aunque advirtió de que no se acordará nada nuevo “hasta que no se cumpla de forma íntegra y estricta lo firmado”. “Le apoyaremos si vuelve a la senda de las primeras semanas, si se sacude el yugo de Pablo Casado”, comprometió.

En la misma línea, el líder de Podemos, Pablo Fernández, consideró que con esta comparecencia a petición propia, la única pretensión de Fernández Mañueco es “escurrir el bulto de su inacción y poner el foco en la gestión del Gobierno de España”, algo por lo que dijo no haberse sorprendido ya que hoy desgrana lo ocurrido en las reuniones de los últimos meses cuando el próximo viernes se ha convocado una nueva reunión de presidentes, lo que a juicio del líder de Podemos en la Comunidad “le deja con el trasero al aire”.

En esta línea, Fernández declaró que el Gobierno de la Junta se encuentra “atrincherado en su torre de marfil” aunque “cada vez más alejados de la realidad de Castilla y León”. En aras de la transparencia de la que quiere presumir la Junta, el portavoz de Podemos lamentó que la comparecencia se haga “en diferido” porque acusó a Fernández Mañueco de ser a la rendición de cuentas, la transparencia o el diálogo “lo mismo que Santiago Abascal al trabajo”, afirmó.

Por su parte, el portavoz de Cs, David Castaño, consideró positiva la celebración de las conferencias de presidentes “para aunar fuerzas” pero estimó que hay que “reorientar” los esfuerzos “casi de forma continua” y aclaró que España no necesita partidos políticos en confrontación porque “si no sumamos, nos vamos a quedar como estamos”, auguró. A juicio de la formación naranja, “todo sigue igual que hace cinco meses” con la diferencia de que el Gobierno “vuelca la responsabilidad en las Comunidades Autónomas”.

Además, l portavoz de Por Ávila, Pedro Pascual, pidió que se sea “riguroso” con las sanciones ante los incumplimientos de las medidas para atajar la Covid-19 y pidió que se siga trabajando para la recuperación aunque lamentó que haya “muchas dudas” en materias como la vuelta al cole. Aunque reconoció que la gestión de la crisis es complicada, recordó que la ciudadanía “necesita tranquilidad” y que el Plan de Reconstrucción sigue vigente por lo que hizo un llamamiento al cumplimiento de las medidas que recoge.

Por último, El portavoz de la Unión del Pueblo Leonés (UPL), Luis Mariano Santos, lamentó que Fernández Mañueco insinúe que aquellos que no suscribieron el Pacto de Comunidad “somos gente poco leal” porque lamentó que hasta ahora la mayoría de grupos políticos que los suscribieron hayan mostrado su “falta de confianza” en el acuerdo, con la excepción de Cs y PP.