Igea advierte que la segunda ola de la Covid-19 puede ser “más terrible que la primera”

El vicepresidente, Francisco Igea, que realiza una visita institucional en la provincia soriana, reconoce falta de médicos para ampliar las camas UCI en Castilla y León

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, advirtió a los castellanos y leoneses de que la segunda ola de la pandemia de la COVID-19 “puede ser aún más terrible que la primera” en Castilla y León, pero señaló que el Gobierno regional trabaja para la concienciación social de que es necesario el distanciamiento y, a la par,  se dotarse de los medios suficientes para afrontar el reto con mayores garantías que en marzo.

“Hay una parte que la administración no puede hacer con respecto a cómo parar el vius. No podemos cambiar el modo de vida de la gente, que es incompatible con el virus. Ese trabajo no se hace en un mes, porque la situación obliga a cambiar de forma de vida de manera radical, ya que el contacto social es vital pero deben entender que durante unos meses hay que vivir a distancia”, subrayó, durante una visita institucional a la provincia de Soria.

Por otro lado, Igea justificó las decisiones que el Ejecutivo autonómico realizó en la primera ola de la pandemia del COVID-19 en Soria, y señaló que mucho antes que el alcalde de la ciudad, Carlos Martínez, saliera alertando de la situación sanitaria de la capital en las cadenas de televisión nacionales ya se habían tomado decisiones para fortalecer la sanidad en el Complejo Hospitalario de Soria.

“No hay que confundir las acciones con las reacciones. Muchas de las actuaciones que se pusieron en marcha en los peores días de la pandemia para Soria ya estaban habladas y solicitadas, mucho antes que el alcalde de la ciudad saliera por la televisión. Yo no digo si ayudaron o no y no quiero entrar en polémicas”, indicó, y añadió que no es “justo” que todo el trabajo que realizaron los sanitarios y todas las administraciones se resuma a “menos mal que el alcalde salió por la televisión”. En su opinión, hacer este tipo de razonamientos no es justo y no se corresponde con la realidad de lo que ocurrió.

Asimismo, señaló que la Junta ha incrementado en el gasto sanitario para afrontar la segunda ola de la pandemia y se han gastado 600 millones de euros más de lo que estaba presupuestado para incrementar los puestos UCIS en los hospitales por encima del 40 por ciento; tener más de 560 respiradores embalados para ser utilizados y millones de equipos de protección disponibles.

“Además, hemos iniciado una estrategia de rastreo que funciona de una manera eficaz en Soria y hemos agotado las bolsas de empleo”, destacó para afirmar que la afirmación de que “no se ha hecho nada” no es verdad, ya que las actuaciones son visibles.

El vicepresidente también defendió que las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de Castilla y León tienen mayor capacidad de extensión que en la primera ola de la pandemia, ya que “se disponen de más respiradores”, pero subrayó que a la Consejería de Sanidad no le preocupa el margen estructural, sino la falta de profesionales médicos para atenderlas.

“Hay algo que es inextensible que son los médicos y tampoco podemos suspender la actividad médica programada porque eso sería un desastre”, advirtió.

En este sentido, Igea aseguró que no se puede bloquear, durante meses, la actividad médica ordinaria porque es mortalidad añadida, y agregó que la Junta mira los indicadores globales de mortalidad y su trabajo es evitar las muertes con COVID y de otras enfermedades.

“Cuando nos comparamos con otras comunidades como Castilla-La Mancha, que ha tenido casi la misma incidencia, Castilla y León registró 1.800 muertes menos durante el período de exceso de mortalidad”, dijo para reconocer que son datos “fríos” pues se refieren a personas con nombres y apellido.

Por ello, Igea apostó por vigilar la evolución de la pandemia, atender otras patologías y tener en cuenta el daño que produce la misma en la actividad económica  para tomar decisiones acertadas al respecto.

Falta de médicos en Soria

Por otra parte, el vicepresidente comprometió que la Junta de Castilla y León buscará la solución más adecuada para no dejar desatendidas las áreas que prestan los nueve médicos de Soria que en una semana dejarán de prestar servicio en el sistema público de la provincia, tras haber conseguido una plaza en otro lugar por concurso oposición.

Igea destacó que la falta de profesionales médicos también es un problema que afecta a otras provincias como Burgos y Zamora, y advirtió que se debe esperar a que la oposición llegue a su término y estos nueve médicos tomen posesión de su plaza.  “No podemos suspender la toma de posesión, es decir, es algo que está fuera de la norma”, indicó.

Plan Soria

También defendió la validez del Plan Demográfico y Económico para Soria (Plan Soria), ya que es la provincia con menor densidad de la Comunidad autónoma, pero apostilló que no tiene un problema de paro tal y como ocurre en Zamora. “Esto es lo peor que te puede suceder, que tengas una provincia semidesértica y encima con paro. Esto no ocurre en Soria, afortunadamente”, exhortó.

A pesar de la apreciación, el vicepresidente abogó por que el Gobierno regional consiga, a través del Plan de Soria, el 100 por cien de cobertura de telefonía móvil e internet, es decir la conectividad del medio rural.