La Junta estudia las opciones jurídicas para establecer desde ya el toque de queda en Castilla y León

El vicepresidente, Francisco Igea, asegura que la indefinición vivida en el Consejo Interterritorial de Salud de es “inaceptable”

El vicepresidente Francisco Igea durante la entrevista con José Luis Martín
El vicepresidente Francisco Igea durante la entrevista con José Luis MartínCyltv

El vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, anunció que los servicios jurídicos del Gobierno autonómico ya están analizando las posibilidades existentes para el establecimiento del toque de queda en Castilla y León desde este viernes. Así lo señaló en el programa “Cuestión de prioridades” de Televisión Castilla y León, que dirige José Luis Martín, en el que Igea expresó su “perplejidad absoluta” ante lo sucedido en la reunión del Consejo Interterritorial de Salud en la que no se alcanzó un acuerdo para el establecimiento del toque de queda en España.

Aunque se decidirá en las próximas horas, Igea avanzó que este toque de queda no se produciría a partir de las doce de la noche sino a partir de las 21 o 22 horas. Asimismo, informó de que la asesoría jurídica de la Consejería de Sanidad y la Dirección de los Servicios Jurídicos ya están trabajando para “valorar” las posibilidades de llegar a un acuerdo e incluso un decreto ley que permita “tomar las medidas necesarias” que, según trasladó Castilla y León al Gobierno pasarían por la adopción del toque de queda “cuanto antes”.

El vicepresidente de la Junta recordó que cuando se pidió apoyo y respaldo al Gobierno regional se le dio y se ha producido en todo momento “una posición leal” y “un Gobierno leal”, de forma que cuando el Ejecutivo central necesitaba “soporte”, la Junta “no dudó en respaldar la acción del Ejecutivo central” a pesar de que se tratara en ocasiones de “una medida impopular, contraria incluso a los intereses de los partidos que forman el Gobierno en la Junta”, declaró. Además, subrayó que la Administración regional “no va a dudar en respaldar cualquier medida jurídica necesaria que traiga el toque de queda que entendemos que es necesario”.

Igea también reconoció la dificultad de “trasponer” al ámbito autonómico unas medidas que van “contra otras que están en vigor”, en referencia a los umbrales que servían de marco para los confinamientos perimetrales de ciudades de más de 100.000 habitantes, aplicados actualmente en Salamanca, León, Palencia y Burgos.

Preguntado precisamente por el frenazo al confinamiento de Ponferrada (León), justificado para esperar a que hoy pudieran acordarse el establecimiento del toque de queda generalizado, el vicepresidente afirmó que la idea era “no crear un lío mayor” del que había, pero que la indefinición de ahora cambia el escenario.