Fernández Mañueco asegura que el Estado de Alarma “era necesario”, aunque considera que seis meses es un periodo “demasiado largo”

El presidente de Castilla y León no descarta el cierre perimetral de la Comunidad, pero confía en que el toque de queda de “buenos resultados”

Alfonso Fernando Fernández Mañueco, presidente de la Junta de Castilla y León
Alfonso Fernando Fernández Mañueco, presidente de la Junta de Castilla y LeónAlberto R. RoldánLa Razon

“Necesitamos el estado de alarma”. Así lo aseguró el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, durante una entrevista en el programa de Ana Rosa Quintana en Telecinco. Aunque el jefe del Ejecutivo autonómico aseguró que es “demasiado largo” el periodo de seis meses del estado de alarma, previsto por el Gobierno hasta el 9 de mayo, y apostó por situar antes de Navidad el momento de revisión de esta medida jurídica en función de la evolución de la pandemia.

Asimismo, consideró que la aprobación de la prórroga del Estado de Alarma requiere un “amplio consenso” y el apoyo de las “principales fuerzas políticas de la oposición”, debido a que supone una restricción “importante” de derechos y libertades.

Por ello, pidió un “esfuerzo” de “diálogo” y “entendimiento” al Gobierno de Pedro Sánchez para que se siente y negocie con la oposición las características del estado de alarma, sobre el que consideró excesiva su duración hasta mayo. No obstante, remarcó que existe un “margen de negociación” entre el Gobierno central y la oposición. Además, indicó que el presidente del PP, Pablo Casado, cuando ha tomado una decisión lo ha hecho pensando en “lo mejor” para España.

Fernández Mañueco también defendió el toque de queda o restricción de la movilidad nocturna ante una situación “compleja” derivada del “alto índice” de ocupación camas hospitalarias y Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), y empezando a extender las UCI. Índice de contagio acumulado que, advirtió, va a “seguir creciendo” en los próximos días.

El presidente justificó esta medida al ser “imprescindible” controlar los movimientos y actitudes incívicas de una minoría que a su juicio pone en riesgo a la mayoría. Además, aseguró que estaban “proliferando” los botellones y fiestas en pisos. Además, indicó que el horario elegido, de 22 horas a seis de la mañana, se basa en la opinión de los expertos y en los resultados “buenos” que obtuvo la Comunidad de Madrid con las restricciones por zonas sanitarias.

Por otra parte, el jefe de Ejecutivo autonómico insistió en que no se descarta el cierre perimetral de la Comunidad o de provincias o zonas, pero indicó que esta medida si se adopta se hará en colaboración con otras autonomías y el Gobierno de España. De momento, recalcó que la Junta apuesta por el toque de queda y como ejemplo puso que se han levantado desde el sábado los confinamientos municipales que se habían establecido en varias ciudades y poblaciones.

Alfonso Fernández Mañueco apostó por el análisis “sosegado” y defendió la búsqueda del “equilibrio” que hace la Junta al no cerrar bares y restaurantes como otras comunidades. Remarcó que la apuesta de su Gobierno es por la “combinación ciencia y política”, una “fórmula equilibrada” que permite -dijo- salvar vidas, proteger la salud y a un sector “tan importante” como la hostelería.

Finalmente, el también presidente del PP de Castilla y León defendió el giro al centro del líder de su partido Pablo Casado y la apuesta por las autonomías y Europa, de quien recordó dependerá la llegada de miles de millones y los fondos de la Política Agraria Común (PAC).