Castilla y León y Cantabria, juntas por el bienestar de quienes viven en zonas limítrofes

Ambas Comunidades sellan una alianza para mejorar la prestación de servicios comunes en una veintena de áreas de actuación

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y el presidente del Gobierno de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, firman un protocolo general de colaboración.
El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y el presidente del Gobierno de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, firman un protocolo general de colaboración. Photographer: © Tomas Alonso©Tomás Alonso

Castilla y León y Cantabria hacen piña para mejorar la calidad de vida y bienestar de las personas que viven en las zonas limítrofes de ambas Comunidades Autónomas. Sus presidentes, Alfonso Fernández Mañueco y Miguel Ángel Revilla, han sellado este martes una alianza, con un vigencia de un año pero prorrogable, para mejorar la prestación de servicios comunes en una veintena de áreas de actuación y que tiene como objetivo atender todas y cada una de las necesidades que tengan las personas ya sea en materia sanitaria, educativa, social, medioambiental, cultural o económica y de innovación, entre otros aspectos.

“Con este acuerdo se contribuye a la cohesión social y se mejoran las condiciones de vida de aquellas personas que residen y trabajan en zonas limítrofes de ambos territorios”, destaca Fernández Mañueco, para quien este convenio de colaboración será especialmente importante por cuanto actuará en zonas en las que hay una elevada dispersión de población así como de envejecimiento entre los vecinos, quienes ahora podrán desplazarse a los centros sanitarios más cercanos a sus hogares independientemente de si viven en Castilla y León o en Cantabria.

Así, por ejemplo, en Atención Primaria, los vecinos de los pueblos de Valderredible podrán ser atendidos en la zona básica de salud de Valle de Valdebezana (Burgos) y, de forma recíproca, desde la localidad cántabra de Mataporquera y de Valderredible se atenderá a la población procedente de la provincia palentina.

Mientas que en Atención Hospitalaria, los pacientes de varios pueblos de Valderredible podrán ser asistidos en el Complejo Residencial de Burgos y el Hospital Tres Mares de Reinosa hará lo propio con más de 12.000 habitantes de Castilla y León, en concreto procedentes de Palencia. Desde el centro cántabro también se realizará la prestación radiológica programada a pacientes de Palencia y se mantiene la colaboración en el programa de trasplante pulmonar del Hospital Valdecilla.

En lo referente a los servicios sociales y atención a las personas, esta colaboración será de especial interés en materias como la atención a la Dependencia, donde se valorará la puesta en marcha de un procedimiento coordinado ante situaciones de cambio de residencia de personas beneficiarias del Sistema de Dependencia; la protección a la infancia y los menores de edad, impulsando la colaboración en procesos de adopción o atención a menores infractores, entre otras medidas. También, se establecen iniciativas para el acceso a las programaciones dirigidas a personas mayores de ambas comunidades y la utilización común de los puntos de encuentro familiar más cercanos al domicilio del menor.

En salud pública, Cantabria y Castilla y León diseñaran programas de actuación conjuntos y estrategias de intervención en materia de prevención de peligros biológicos, químicos y físicos.

Y en materia educativa, se abre la posibilidad de que los alumnos de localidades limítrofes de ambas Comunidades puedan disfrutar de los derechos relativos a admisión en centros y servicios complementarios de comedor, transporte, ayudas al estudio y, en su caso, residencia. Del mismo modo, se abren varias vías de colaboración de intercambio de experiencias y buenas prácticas educativas como es el caso de los sistemas de evaluación; planes de apoyo a la formación profesional y a la relación universidad-empresa; fomento de la lectura e implantación de enseñanzas bilingües, así como programas de intercambio y cooperación en materia de formación del profesorado y dotación de recursos humanos en zonas limítrofes, entre otros.

Mientras que en el ámbito de universidades, Cantabria y Castilla y León colaborarán en la puesta común de acciones de internacionalización y el intercambio de información sobre los modelos de financiación de las universidades públicas.

Respecto a la cooperación en materia medioambiental, el protocolo aborda el trabajo coordinado en la gestión de los recursos naturales comunes en zonas limítrofes para lo que se establece un proceso de intercambio de información y soluciones de gestión orientados a la extinción de incendios forestales, los espacios naturales protegidos cercanos a zonas limítrofes y la gestión forestal. En el Embalse del Ebro, se establece una colaboración especial para impulsarlo como recurso turístico y natural, y se refuerza la cooperación en materia de movimiento de ganado y gestión del lobo.

Asimismo, las infraestructuras de comunicación y transportes supondrán la creación de un grupo de trabajo para la vigilancia y seguimiento de la ejecución de vías y conexiones con las grandes redes ferroviarias de competencia y responsabilidad estatal. Además, se apuesta por la colaboración en materia de carreteras de titularidad autonómica y que afecten a ambos territorios, transporte de viajeros, la potenciación del tráfico de mercancías, y el impulso de ambas comunidades en el proyecto Corredor Ferroviario Atlántico de la Red Transeuropea de Transporte, de gran interés para potenciar la conexión del puerto de Santander con la provincia de Palencia.

Y en materia cultural, el protocolo recoge el compromiso en el refuerzo de los vínculos existentes entre ambos territorios como un elemento clave para el desarrollo económico y social, lo cual posibilitará la colaboración en el impulso al patrimonio de recursos tan importantes como el románico, y el establecimiento de cauces de colaboración en la promoción cultural en relación a actos, eventos, exposiciones, entre otros.

En lo que respecta al turismo, se pretende fomentar recursos de gran relevancia como los Caminos Lebaniegos y Camino de Santiago, recursos naturales y culturales relativos al origen y evolución humana tales como la Cueva de Altamira o el Yacimiento de Atapuerca, y la colaboración y promoción en el flujo de viajeros, jornadas comerciales y mercados de contratación. Se recoge la constitución de una comisión específica para el análisis de una conexión por vía verde entre ambas comunidades, a través de la recuperación del túnel de La Engaña o de un trazado alternativo.

Y en materia económica y competitividad, ambas regiones asumen el compromiso de cooperar en sectores como la automoción y las energías renovables, la internacionalización empresarial, el fortalecimiento de la estructura industrial en el sector electrointensivo, o el impulso en materia de hacienda con la colaboración en gestión tributaria y de análisis y seguimiento del sistema de financiación autonómica. Éste último punto es de especial relevancia para Castilla y León, ya que se pretende que se tenga en cuenta el coste efectivo de los servicios que se prestan, así como singularidades compartidas por ambas comunidades, como la dispersión, el envejecimiento y la orografía. De la misma forma, la innovación se impulsará potenciando la búsqueda de sinergias entre ambas zonas así como la colaboración entre organismos públicos de investigación, centros tecnológicos y clúster.

Mientras que en materia de consumo, se dará un impulso a la protección de los consumidores y usuarios en aspectos como la tramitación de denuncias y reclamaciones, o la vigilancia del mercado de productos industriales y servicios, entre otros.

Emergencias y Juego Responsable

El ámbito de actuación de Protección Civil y Emergencias también se incluye en esta alianza, que refuerza la atención de las emergencias en áreas limítrofes así como la cooperación entre servicios autonómicos mediante la colaboración activa en formación de personal, elaboración de protocolos de emergencia, movilización de medios o la celebración de cursos y jornadas.

La simplificación administrativa y atención al ciudadano también tienen un capítulo relevante en la colaboración, para facilitar al ciudadano información, orientación y asesoramiento sobre los principales servicios públicos de ambas Administraciones. En concreto, se fijan mecanismos de interconexión de registros, colaboración entre servicios 012 y reducción de cargas administrativas a empresas y emprendedores.

Y respecto a igualdad, se promoverán experiencias comunes para la formación especializada en la atención a víctimas de violencia de género y atención al colectivo LGTBI, así como otras tendentes a reforzar el tejido asociativo de ambas comunidades para favorecer la actividad conjunta.

En relación a la cooperación al desarrollo, se establecerán alianzas y el impulso de grupos de trabajo que tengan por objeto contribuir a reforzar una cooperación fuerte y de calidad, cohesionada con la estrategia de desarrollo sostenible y la Agenda 2030.

El Juego Responsable tiene cabida en este protocolo, materia en la que ambos gobiernos se comprometen a colaborar a la hora de compartir estrategias para apoyar la prevención de ludopatías y proteger a colectivos vulnerables, así como compartir técnicas legislativas o regulatorias más garantistas, por ejemplo, desde el principio de seguridad jurídica.

Y en acción exterior y desafío demográfico, un asunto que afecta a ambas regiones, se apuesta por la coordinación de esfuerzos para defender esta problemática ante instituciones y órganos de la Unión Europea, buscando que el desafío demográfico sea una prioridad política.

Todas las materias establecidas en este protocolo podrán concretarse en acciones específicas, a través de la firma de los oportunos convenios de colaboración, y se constituirá un Comité de Enlace y Coordinación encargado de su seguimiento y aplicación, presidido por los consejeros de Presidencia de ambas comunidades autónomas.

Juntos también ante Europa

Los presidentes de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, han pedido también aprovechar los fondos europeos de recuperación para acometer el proyecto de un puente que una ambas comunidades, entre Arija y Campoo de Yuso, y se abra el túnel de la Engaña, entre Las Merindades de Burgos y la Vega del Pas cántabra, al menos para peatones y ciclistas. Ambos presidentes autonómicos han insistido en que la reactivación del mundo rural, con la mejora de carreteras y comunicaciones telemáticas, debe ser uno de los objetivos que se deben financiar con los fondos de reactivación europeos que recibirá España, los denominados “Next Generation” -Próxima Generación-.

El cierre perimetral, descartado de momento

Por otra parte, tanto Castilla y León y Cantabria han descartado por el momento aplicar un cierre perimetral en sus territorios, aunque en el caso de Castilla y León, su presidente, Alfonso Fernández Mañueco, ha explicado que esta tarde se reunirá el comité asesor científico para tomar una decisión, mientras que su homólogo cántabro, Miguel Ángel Revilla, ha sostenido que la presión hospitalaria en su comunidad “no es agobiante” ahora mismo.

Fernández Mañueco anunciaba que la consejera de Sanidad, Verónica Casado, se reunirá esta tarde con los miembros del comité asesor científico y es posible que se tome una decisión sobre el cierre perimetral aunque “aún no está decidido” y, en todo caso, “la decisión política debe sustentarse en la base científica”.