Casado: “La curva se está aplanando”

Castilla y León suma 1.364 nuevos contagios y 39 fallecidos pero la consejera ve una leve tendencia decreciente, insiste en las restricciones y avanza la extensión del toque de queda y el cierre perimetral

la presión hospitalaria de pacientes covid sigue aumentandoNacho GallegoEFE

En el último día antes del cierre de la hostelería previsto para esta noche, y que se prolongará durante los próximos catorce días para intentar contener la expansión del coronavirus, Castilla y León sigue en situación de alerta máxima y riesgo extremo, con una tasa de incidencia en la última semana de 819 casos por cada cien mil habitantes cuando la media nacional está en 528, y con transmisión comunitaria en muchas zonas, especialmente del medio rural.

Si bien, según destaca la consejera de Sanidad, Verónica Casado, la curva “se está aplanando” gracias, entre otras cosas, a las medidas de restricción que se han puesto en marcha y por ello anima a insistir en ellas y en su cumplimiento para conseguir dar la vuelta a esta situación. De hecho, asegura Casado que desde que comenzara el toque de queda hace trece días se está notando un ligero descenso y una tendencia decreciente. La consejera apunta en este sentido que el índice de contagiosidad es de 1,01 cuando el objetivo es bajar del uno, e insiste en que desde el pasado 23 de octubre este índice revela una tendencia también a la baja.

Pese a este mensaje optimista, los datos de este jueves sobre la evolución epidemiológica de la enfermedad no son buenos y revelan que el momento es complicado, ya que se registran 39 nuevos fallecimientos en las últimas 24 horas, cuatro de ellas en las residencias de mayores, que elevan a 151 los muertos por covid en apenas cinco días de este mes de noviembre.

Castilla y León suma hoy 1.364 nuevos contagios, que suponen 120 menos que ayer, y elevan a 96.595 los contagios registrados en la Comunidad durante la pandemia, de los cuales 10.188 se han contabilizado en los últimos siete días.

Por provincias, Valladolid es, con 2.517, la que más infectados nuevos registra en la última semana, 475 positivos en el último día, con un incidencia de 759 casos por cada cien mil habitantes en las dos últimas semanas. Burgos es, sin embargo, la que peores datos presenta en esta tasa de contagios, con 1.055 en estos catorce últimos días, que en el caso de la capital se eleva incluso hasta los 1.389.

Preocupa asimismo el aumento de los brotes activos, que este jueves se elevan hasta los 745 -19 más que ayer, con 6.549 personas vinculadas a alguno de ellos, 150 más también que hace un día, por lo que la consejera insiste en la necesidad de reducir al máximo el contacto social como la mejor manera de reducir la expansión del virus.

Las buenas noticias llegan un día más de las 190 altas hospitalarias registradas, que dejan la cifra total de personas que han superado la enfermedad en estos meses de pandemia en 13.830.

La presión hospitalaria sigue siendo alta pero se mantiene más o menos estable en relación a los últimos días, con 1600 pacientes covid hospitalizados, de los cuales 1.395 se encuentran en planta y 205 en las unidades de críticos (UCIs) expandidas, que dejan una ocupación del 73 por ciento en planta de los que el 24 por ciento son enfermos con coronavirus, y del 71 por ciento en las UCI, siendo pacientes con covid el 65 por ciento.

Castilla y León sigue intensificando las pruebas diagnóstica de infección activa (P.D.I.A) que incluyen PCR y test de antígenos, y en la última semana se han llevado a cabo 56.244 pruebas, de las cuales 49.263 son PCR y 6981 test de antígenos, con un 21 por ciento de positividad. Además, la Comunidad cuenta un tasa de pruebas de 2.669 por cada cien mil habitantes, cuando la media nacional es de 2.513.

En este sentido, la consejera anuncia que se van a realizar test masivos de antígenos de segunda generación en la localidad leonesa de San Andrés de Rabanedo y en las burgalesas de Aranda de Duero y Miranda de Ebro, por su alta tasa de incidencia y que la trazabilidad de los casos es inferior al 50 por ciento, con el objetivo de frenar los contagios en aquellos lugares en los que más inquieta una posible transmisión comunitaria por su elevado número de casos.

Mensaje de optimismo y estudio de seroprevalencia

Con todos estos encima de la mesa, y a pesar de que esta medianoche entren en vigor nuevas medidas de restricción, como el cierre de bares y restaurantes y de los grandes centros comerciales o la suspensión de las visitas en las residencias, Verónica Casado, lanza un mensaje de optimismo y llama a no perder la esperanza. “Derrotaremos a este virus, que no os quepa ninguna duda”, asegura la consejera, quien no descarta volver a pedir el confinamiento domiciliario programado aunque apunta al respecto que hay que esperar unos días más a ver como funcionan en su conjunto las nuevas medidas.

De hecho, asegura que probablemente tanto el toque de queda que finaliza este sábado como el cierre perimetral de la Comunidad continuarán más allá del 9 de noviembre.

Además, Casado apela a la paciencia y a la unidad de todos para conseguirlo. “Pronto disfrutaremos de las pequeñas cosas y volveremos a ser felices y a abrazarnos”, afirma, contundente.

Por otro lado, también muestra su preocupación por la falta de profesionales, y avanza que en las próximas semanas se va a realizar en colaboración con el Ministerio de Sanidad un nuevo estudio de seroprevalencia para conocer más a fondo como se encuentra Castilla y León de inmunizada contra el virus. Al respecto, recuerda que en el último trabajo de campo que se hizo hace unos meses se supo que había 165.000 castellanos y leoneses que habían pasado la enfermedad.

Aguas residuales

Por otra parte, Castilla y León analizará las aguas residuales de 663 residencias de mayores y personas con discapacidad de la Comunidad cada semana, con cien tomas diarias, con el fin de anticiparse a posibles brotes y detectar cualquier rastro de coronavirus e intentar actuar lo antes posible

Residencias

En cuanto a la situación epidemiológica de las 1.214 residencias de mayores, personas con discapacidad y viviendas tuteladas, cabe señalar que aparte de los cuatro fallecidos en ellas en las últimas 24 horas, catorce contando los que han muerto en hospitales, se han notificado 37 nuevos positivos que eleva a 10.218 el total de infectados en pandemia.

El número de residentes que han muerto por covid asciende a 3.011, sumando los 1.105 que perdieron la vida con síntomas compatibles, pero a los que no se les hizo la prueba PCR.

Además, 66 usuarios de estos centros con síntomas compatibles, tres más que ayer, se encuentran en aislamiento mientras que 1.765 están en aislamiento preventivo pero sin sintomatología, lo que suponen 128 más que hace un día.

Las buenas noticias llegan igualmente de los 17 usuarios de residencias que han sido dados de alta en las últimas 24 horas, que eleva la cifra hasta los 8.534 en estos meses de pandemia.

Respecto a la situación en los 25 centros residenciales de mayores o personas con discapacidad propios de la Junta, 37 usuarios se encuentran hospitalizados, con dos personas con síntomas aisladas en dos centros de Burgos ambas, y 170 en aislamiento preventivo pero sin sintomatología, 78 de ellos en la Residencia Asistida de Personas mayores “La Rubia” de Valladolid.