Los pueblos de Salamanca escapan de la exclusión financiera con una iniciativa pionera en España

La Diputación aprovechará los bibliobuses para llevar al medio rural cajeros itinerantes en los que los ciudadanos podrán sacar dinero y realizar gestiones

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, presenta una iniciativa pionera para combatir la exclusión financiera que afecta a numerosos municipios de la provincia salmantina
El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, presenta una iniciativa pionera para combatir la exclusión financiera que afecta a numerosos municipios de la provincia salmantinaJESÚS FORMIGO/ICALIcal

Buenas noticias para los que viven y trabajan en el medio rural de la provincia de Salamanca, sobre todo en los pueblos más pequeños, donde no hay tantos servicios e incluso carecen de una simple oficina bancaria en la que poder sacar dinero o realizar alguna gestión.

La Diputación de Salamanca da respuesta a este problema que acucia a prácticamente toda la España rural y que se vacía, y que supone un hándicap también para los que quieren tener su proyecto de vida en un pueblo. Y lo hace a través de una iniciativa “única en nuestro país”, según el presidente de la institución provincial, Javier Iglesias, por la que llevará dos cajeros automáticos itinerantes, a través de los bibliobuses de la Delegación de Cultura de la institución provincial salmantina, a un total de 129 municipios salmantinos que no cuentan con entidad bancaria.

Una iniciativa que Iglesias confía que pueda servir de ejemplo y se reproduzca en el conjunto del país ante la falta de sucursales bancarias “que está llevando a la España rural a entrar en la exclusión financiera”.

Como muestra, Iglesias se refería a la situación de la propia provincia salmantina, donde de los 362 municipios, 296 no disponen de oficina bancaria, lo que supone el 82 por ciento del total. Una “cruda realidad” que “contribuye a que la brecha entre el mundo rural y urbano se acreciente”, apuntaba

El presidente de la Diputación aseguraba, además, que esta medida, además de brillante, es “sencilla y barata” puesto que, a través de una empresa dedicada “a la puesta a disposición de cajeros para las entidades bancarias” y con un coste de mantenimiento de 18.000 euros para la institución provincial salmantina, se llegará a 129 pequeños municipios de la provincia una vez al mes.

Además, esta iniciativa “aprovecha las sinergias” entre las delegaciones de Cultura y Desarrollo Rural de la Diputación al utilizar dos bibliobuses de la primera, por lo que los ciudadanos podrán “estar conectados a la cultura y extraer dinero de un cajero automático a la vez”, afrontando una comisión del 1,3 por ciento cada vez que se haga una retirada de efectivo del cajero.

El objetivo temporal de la Diputación de Salamanca es que los cajeros estén instalados y prestando servicio a los municipios “antes del mes de abril”, ya que el acuerdo está concretado y en los próximos días comenzarán a insertar los cajeros automáticos en los autobuses, con la idea de ampliar la iniciativa, una vez corroborado su funcionamiento, a un tercer bibliobús.