Una Valladolid más verde

El Ayuntamiento busca incrementar la biodiversidad con la plantación de árboles en 1.900 calles y dos espacios forestales en el Cerro San Cristóbal y en El Rebollar

El Ayuntamiento de Valladolid busca incrementar la biodiversidad con la plantación de árboles. En la imagen Óscar Puente con María Sánchez
El Ayuntamiento de Valladolid busca incrementar la biodiversidad con la plantación de árboles. En la imagen Óscar Puente con María Sánchezcarlos arranz Agencia ICAL

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, y la concejala de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, María Sánchez, presentaron hoy el Plan Director de Arbolado Viario de Valladolid, que busca incrementar la biodiversidad en la ciudad, especialmente en espacios que no estaban utilizados, y aprovechar los beneficios sociales, medioambientales y económicos del árbol como un elemento estructural y no sólo ornamental. El Plan es un documento que guía la acción municipal en materia de planificación y gestión de arbolado, con una visión a largo plazo, para los próximos 20 años.

Se pretende potenciar la implantación de arbolado en las calles sin árboles, zonas verdes o espacios ajardinados. Aumentar el número de arbolado total. Se han inventariado 1.911 calles o tramos sin arbolado viario que pueden ser objeto de nuevas introducciones. Se trabajará preferentemente con especies de porte grande, utilizando el porte medio cuando no sea posible.

El modelo de arbolado que se propone es el de ejemplares en porte natural. Se eliminan del modelo las podas drásticas. Los ejemplares viejos, fisiológicamente alterados o con excesivas alteraciones estructurales, no se reformarán y se incorporarán al programa de sustitución en un plan a veinte años.

Por otro lado, se intensifica el protocolo de control del riesgo. Se han detectado 366 árboles con riesgo potencial (1 por ciento) Se recomienda realizar 217 intervenciones prioritarias, ya sea la realización de podas de seguridad o eliminación de ejemplares. Existe otro grupo de arbolado que se encuentra alterado, que puede generar un riesgo futuro, para ello se propone realizar inspecciones periódicas de seguimiento y planificar su eliminación. (149 ejemplares). Un total de 232.541 metros lineales de calles tienen árboles, respecto los 319.185,76 que no tienen.

El Plan de arbolado establece un protocolo técnico de protección del árbol frente a obras; protocolo de gestión de incidencias y actuación ante la previsión de situaciones meteorológicas excepcionalmente adversas, y un protocolo técnico de daños en pavimentaciones por raíces. En este último se prioriza el mantenimiento del ejemplar, mediante la eliminación de raíces, la ampliación del alcorque o el trasplante. La eliminación del árbol será el último recurso.

Además, de acuerdo con un comunicado del Consistorio recogido por Ical, se planifican dos nuevos espacios forestales en el Cerro San Cristóbal y en El Rebollar. Se prevé la forestación con 62.860 ejemplares en las casi sesenta hectáreas de El Rebollar y 29.398 árboles en el Cerro de San Cristóbal, en una actuación que afectará a más de veinticinco hectáreas.

Se recoge además los ejemplares protegidos en el PGOU como árboles o arboledas singulares, y otros ejemplares que en el Plan Director se han identificado como ejemplares destacables y que podrían ser objeto de protección específica.

El plan establece criterios para la renovación de las arboledas e implantación de nuevo arbolado para avanzar hacia el objetivo de un 25 por ciento de cobertura verde, y busca definir el árbol como elemento vertebrador entre espacios verdes y la ciudadanía. Las actuaciones municipales contemplan la selección de especies vegetales que sean adecuadas con el entorno, con especial énfasis y las autóctonas, y la ampliación de la cobertura verde.

En el documento se han inventariado un total de 49.174 posiciones de árbol viario. En Valladolid hay 126 especies diferentes. Con el objetivo de incrementar la diversidad del arbolado viario de Valladolid se han seleccionado 53 nuevos árboles, entre especies y cultivares. Solo el 15 por ciento del arbolado actual corresponde a especies no recomendadas, cuyo uso se debe evitar y restringir.

El Plan de arbolado presenta un nuevo modelo para proteger el arbolado y por otro corregir los problemas que los árboles pueden ocasionar por motivos como interferencias con alumbrado y cableados, marcos de plantación incorrectos, levantamiento de pavimentos, afección a la biodiversidad o calles sin árboles.