El virus sigue imparable pero la Junta no aplica medidas por la “menor evolución” de ingresos y ocupación UCI

Castilla y León bate un nuevo récord con 6.587 nuevos contagios, mientras la variante Omicron está ya en el 24 por ciento de los casos

Calle Mayor de Palencia
Calle Mayor de Palencia FOTO: Carlos Mateo Europa Press

El virus sigue imparable en Castilla y León y este martes la Comunidad suma 6.587 nuevos contagios, lo que suponen 3.101 más que hace un día, y un nuevo récord en esta pandemia. Valladolid, con 2.074, es la provincia que peores datos presenta, y que dejan en 375,921 el total de infectados en esta pandemia. Además, Valladolid cuenta con la incidencia acumulada a catorce días se eleva a 2.863 casos por cada cien mil habitantes, en riesgo muy alto, seguida de Palencia, con 2.548, y Segovia, con 2.402, las tres peores provincias de la Comunidad en este apartado. La media en Castilla y León es de 1.941 casos.

Además, los brotes activos crecen en 25 hasta los 413, con 2.374 implicados en alguno de ellos, mientras que en las últimas 24 horas han perdido la vida siete personas en los hospitales (dos en Palencia y Salamanca; y una en León, Soria y Valladolid) que elevan a 6.410 el total de fallecidos en los centros hospitalarios en esta pandemia.

A esta cifra habría que sumar las 1.173 personas usuarias de residencias que murieron en la habitación del centro en el que se residían así como las 1.105 personas que se fueron de este mundo con síntomas compatibles con la enfermedad en los primeros meses de la crisis sanitaria, sin que les hicieran la prueba diagnóstica que lo hubiera podido comprobar.

Los hospitalizados crecen también hasta los 535, de los cuales 434 se encuentran en planta y 101 en las unidades de críticos (UCI), 22 de ellos en el Complejo Asistencial de León, donde hay un centenar también en planta. El porcentaje de ocupación de pacientes covid en las UCI es ya del 31 por ciento, con el Hospital Río Hortega de Valladolid como el que más presión tiene, con 66 pacientes en planta y 19 en las UCI y una ocupación del 58 por ciento en las UCI de enfermos con coronavirus. Los hospitales de León y Palencia están también al 50 por ciento de ocupación de enfermos con coronavirus en las unidades de críticos, con 27 en planta y diez en las UCI en el caso del centro palentino.

La mejor noticia son las 58 altas hospitalarias que se han dado desde ayer, y que dejan en 34,786las personas que han superado la enfermedad en esta pandemia.

Ante esta situación que se complica cada día, y en la que la variante Omicron acapara ya el 24 por ciento de los casos por el 66 de la delta, y será mayoritaria en los próximos días, desde la Junta de Castilla y León no tienen pensado de momento tomar ninguna medida, a la espera de que la reunión del Consejo Interterritorial de Salud que se celebra mañana. Además, la Junta ha convocado el jueves al comité de expertos de Castilla y León para valorar la situación actual y analizar los acuerdos a los que se puedan llegar en este consejo.

El consejero portavoz, Carlos Fernández Carriedo, reconoce que los contagios están disparados y que la incidencia es muy elevada pero apunta que hay más indicadores que hay que tener en cuenta a la hora de tomar decisiones, en referencia a las hospitalizaciones y ocupación en las UCI, en las que según el consejero la evolución es menor en comparación a la incidencia, mientras que en los indicadores de alerta del Portal de Datos se apunta que el riesgo está controlado. Al respecto, la ocupación de camas de cuidados críticos por casos de coronavirus está en riesgo muy alto, con el 26,58 por ciento.

Aunque en lo que se refiere a la ocupación de camas de hospitalización por casos de covid es del 7,23 por ciento, en riesgo medio, solo con el Hospital de León en riesgo alto, al superar el 10 por ciento, mientras que la tasa de nuevas hospitalizaciones por 100.000 habitantes en 7 días, otro de los indicadores a tener en cuenta a la hora de tomar medidas, están en riesgo bajo, con un 14,57 por ciento.

Fernández Carriedo pone en valor la responsabilidad de los ciudadanos en este momento y asegura también que la apuesta de la Junta pasa por acelerar la vacunación y destaca al respecto que han pedido 30 unidades móviles para vacunar al Gobierno de Pedro Sánchez para avanzar en este sentido, además de más dosis para seguir reforzando la inmunización.

Pese a ello, Castilla y León ya ha cumplido el primero de los objetivos marcados por el Gobierno, de que el 80 por ciento de la población de más de 60 años tenga ya la tercera dosis de refuerzo antes de fin de año, ya que en esta Comunidad se ha alcanzado ya el 84 por ciento. Además, el 93 por ciento de los mayores de doce años tienen al menos dos dosis.

El consejero avanzaba también que en estos momentos hay 645 rastreadores, 348 propios de la Junta, y, el esto, 297, del Ejército, a los que agradecía su esfuerzo y dedicación.

Y ante algunas denuncias de ciudadanos que han dado positivo y a los que han trasladado que deben hacer ellos un seguimiento de rastreo, Fernández Carriedo asegura que La Junta de Castilla y León considera compatible el trabajo de los rastreadores con la responsabilidad personal para comunicar los casos positivos y el seguimiento de los contactos de los mismos ante el protocolo colgado en la web del Servicio de Salud de la Comunidad sobre instrucciones en caso de síntoma o sospecha de COVID.