Los ingenieros industriales apuestan por la energía nuclear

Defienden la instalación de pequeños reactores para reforzar la independencia energética de España y alargar 20 años más la vida de las centrales actuales

Interior de la central nuclear de Garoña
Interior de la central nuclear de Garoña

La crisis energética que está sacudiendo a Europa en los últimos tiempos por se dependencia del gas ruso, con especial hincapié en Alemania, Austria o Italia, pero también España por el imparable aumento de los precios del gas y la electricidad, agravado desde hace dos meses tras la invasión rusa a Ucrania, ha puesto de manifiesto la dependencia energética existente.

Algo que en el caso de nuestro país es aún mayor al no apostar por energías como la nuclear como solución, al menos temporal, hasta que las energías renovables alcancen su pleno desarrollo y rendimiento, para lo que aún queda mucho por hacer.

Preocupados por esta situación, los ingenieros industriales de Castilla y León, entre los que se encuentran Ignacio Velázquez, decano del Colegio de Ingenieros Industriales de Burgos y Palencia; Iñaki Bengoetxea, presidente del Colegio de Valladolid; y Agustín Nogal, ex decano del Colegio de León, no se han quedado cruzados de brazos y han elaborado un documento con medidas que, en su opinión, podrían combatir esta dependencia energética que tiene España y, de paso, reducir los precios que pagan los consumidores por la luz y el gas.

Y, entre estas soluciones que plantea, se encuentra la recuperación de la energía nuclear a través de la instalación de pequeños y nuevos reactores nucleares de última generación, más seguros y sostenibles, como alternativa también para potenciar el futuro mix energético del país.

Ignacio Velázquez, decano del Colegio de Ingenieros Industriales de Burgos y Palencia; Iñaki Bengoetxea, presidente del Colegio de Valladolid; y Agustín Nogal, ex decano del Colegio de León
Ignacio Velázquez, decano del Colegio de Ingenieros Industriales de Burgos y Palencia; Iñaki Bengoetxea, presidente del Colegio de Valladolid; y Agustín Nogal, ex decano del Colegio de León FOTO: ICAL Agencia ICAL

“España es una gran potencia en energías renovables pero hasta que estas sean una alternativa sólida de generación eléctrica el papel de la nuclear es necesario”, apuntan los ingenieros, quienes lamentan el desmantelamiento de centrales como la burgalesa de Santa María de Garona, que podría tener muchas más vida, y recuerdan que el resto de países a nuestro alrededor ya han dado un paso adelante al respecto.

Además, recuerdan que Castilla y León cuenta en la localidad salmantina de Juzbado con una de las fábricas de combustibles más innovadoras de Europa que, al incorporar la tecnología más moderna, optimiza los recursos y protege el medio ambiente.

El centro, propiedad de Enusa, posee un equipo especializado y altamente cualificado que abarca todo el ciclo de producción de combustible: abastecimiento, suministro, almacenamiento de uranio, logística de componentes, fabricación de combustible, control de calidad del producto y gestión de la logística y entrega a centrales de España y otros países europeos de tecnología puntera.

Ampliar 20 años la vida de las centrales

En el documento señalan que la energía nuclear supone más del 20 por ciento de la producción de electricidad en el país, el 30 por ciento de la generación libre de emisiones y es, desde hace más de una década, la primera fuente de producción. ”Si se mantuviera en el futuro, podría permitir una reducción muy importante de la dependencia estratégica del exterior para cubrir la demanda de electricidad en España”, afirman.

Los ingenieros tienen claro la vida de las centrales nucleares que operan actualmente en España debería ampliarse en 20 años más, lo que proporcionaría suficiente margen temporal para amortizar las inversiones que pudieran ser requeridas por el organismo regulador (CSN).

.