Turismo

Un paseo por Islandia sin salir de España

Este viaje ideal para un fin de semana permite contemplar la la segunda cascada más alta de Europa y la primera de nuestro país

El Salto del Nervión
El Salto del NerviónEUROPA PRESSEUROPA PRESS

Muchas veces se sueña con salir de nuestro país para disfrutar de paraísos naturales. Pero a veceas no se es consciente de que estos parajes están más cerca de lo que parece. Es el caso de Islandia, un país que el que lo visita vuelve, ya que se queda prendado de él. Pero existe una zona que se asemeja a ese paisaje y no hace falta salir de España.

Islandia es una de las joyas naturales más impresionantes del planeta. La isla es un territorio mezcla de volcanes y hielo, prados de lava y musco, géiseres y glaciares, todo ello bajo el espectáculo nocturno de las auroras boreales.

 

Cuenta con tres lugares imprescindibles para visitar:Thingvellir, el parlamento islandés: Enclave histórico y parque nacional de Islandia situado al este de Reikiavik. Es famoso por albergar el Alþing (Althing), el lugar donde se reunía el parlamento islandés desde el siglo X hasta el siglo XVIII. Geográficamente, es el lugar donde geológicamente nace la isla de Islandia.

Geysir, origen del nombre “geyser”: También conocido como El Gran Geysir, es el géiser más antiguo conocido y uno de los ejemplos más impresionantes de este fenómeno en todo el mundo. Está situado en el valle Haukadalur, en la colina Laugarfjall. A 400 metros más al sur, se encuentra el géiser Strokkur.

La mayor parte del tiempo, el Geysir puede lanzar agua hirviendo hasta más de 80 metros en el aire. Entre el 17 y el 20 de junio de 2000, durante un terremoto, Geysir llegó a 122 metros durante 2 días y es considerado el géiser más alto en la actualidad.

En la actualidad, el más visitado de Islandia la mayor atracción turística es el Strokkur, otro géiser que arroja aguas cada cinco minutos y que pueden llegar a los veinte metros de altura.

 

Gullfoss, la cascada dorada: De las muchas cascadas que se visitan en Islandia, esta es de las mejores. Se encuentra en el amplio cauce del río Hvítá, que fluye hacia el sur y a un kilómetro de la cascada gira bruscamente hacia el este cayendo en tres escalones curvados. En ese momento se cae en dos saltos (de 11 y de 21 metros) en una grieta de 32 metros de profundidad, que mide unos 20 metros de ancho y 2,5 kilómetros de largo.

Este último es el más parecido a un paraje español, el Salto del Nervión, que se trata de una cascada de España que se encuentra cerca del municipio burgalés de Berberana, cerca del límite con la provincia de Álava. Con sus 222 metros de caída es el salto de agua de mayor altura de España y el segundo de Europa.​ Una imponente cascada que siempre es mejor ver en primavera, cuando las lluvias y el deshielo hacen que lleve una mayor cantidad de agua dejando una imagen que transportará directamente a esas cataratas que tienes en mente cuando se piensa en Islandia, con un especial parecido con la de Haiffos.

 

El salto se forma en el curso del río Délica, originado por la confluencia de los arroyos Iturrigutxi, Ajiturri y Urita, en Álava , que ve interrumpido su cauce por los cortados del Cañón de Délica. Una vez pasado el salto, el río Délica recibe ya la denominación de río Nervión.

Al discurrir por un terreno kárstico, estos arroyos son estacionales y solo se precipitan por la cascada unos dos meses al año coincidiendo con época de lluvias o deshielo de nieves. El resto del año las aguas del sistema kárstico manan en la zona del valle, ya cerca de la localidad de Orduña.

El acceso desde Berberana, el municipio del que nace la cascada, está habilitado mediante un sendero señalizado que lleva a un mirador. Una vez coronado el puerto o pasado Berberana hay que dejar el coche en unos aparcamientos habilitados para los visitantes del monte Santiago y seguir la marcha hacia el mirador situado en dirección este. Antes de llegar al mismo se pasa por una lobera rehabilitada, que recuerda la presencia ancestral del lobo en estas tierras.

Se puede acceder al salto desde Álava, tan solo a 1h 30 minutos a pie saliendo de la barrera situada después del pueblo de Untza, lo que permite bordear el cañón, o se puede acceder en automóvil subiendo el puerto de Orduña, pasando por los restos del santuario del Monte Santiago y llegando al mirador del salto del Nervión.

Las opciones de senderismo habilitadas para contemplar a este coloso de la naturaleza son muchas y de diversa dificultad y longitud. Sin embargo, hay tres que destacan por su belleza y especial atractivo: La primera opción es una ruta lineal que tiene como origen Fuente Santiago y permite llegar hasta el mirador Esquina de Rubén, un balcón con una panorámica brutal del salto de agua y de todo el entorno. Con un desnivel de apenas 98 metros y 1.7 kilómetros de longitud, es una alternativa cómoda y sencilla para maravillarse con el entorno sin prácticamente ningún esfuerzo.

 

La segunda alternativa es muy similar a la anterior. También es lineal y muy asequible, parte de Fuente Santiago y tiene una dificultad baja. Sus dos kilómetros de longitud permiten alcanzar el mirador Salto del Nervión. En cuanto al desnivel, apenas es de 17 metros.

La tercera ruta con mayor espectacularidad es ésta que combina las dos primeras más la PR-BU 45. Es circular y, aunque también presenta una dificultad técnica baja y tan solo 122 metros de desnivel acumulado, es importante mencionar que parte de su recorrido transcurre por un sendero dibujado al borde del acantilado en el que es muy común encontrarse con piedras y árboles caídos. Parte y finaliza de Fuente Santiago, tiene una longitud de 6.4 kilómetros y se completa en 1 hora y 20 minutos. aproximadamente.

Además, para acceder al mirador existen tres zonas donde aparcar el vehículo, tres parkings con aforo limitado que muchas veces se ven desbordados por el número de visitantes.

Parking 1: En la entrada del Monte Santiago.

Parking 2: Aparcamiento de los Cipreses, un lugar intermedio entre el parking de la entrada y la Fuente Santiago.

Parking 3: Parking conocido como Aparcamiento Fuente Santiago.

El parking más demandado suele ser el número 3, el aparcamiento Fuente Santiago porque desde ahí comienzan y terminan la mayoría de las rutas que se pueden hacer en los alrededores.