Colau exige por cuarta vez el fin de las manifestaciones soberanistas en la Meridiana

La Generalitat se lava las manos e invoca el derecho constitucional a la manifestación. El informe de la Guardia Urbana recuerda que se han producido alteraciones al orden público, agresiones y daños a bienes públicos

Una de las protestas que cada noche suceden en la Meridiana
Una de las protestas que cada noche suceden en la Meridiana

Al Ayuntamiento de Barcelona se le está acabando la paciencia con las manifestaciones independentistas que cada tarde cortan la avenida Meridiana. Ya van 129 días. Por ello, la Guardia Urbana ha solicitado al Departamento de Interior que tome cartas en el asunto. El teniente de alcalde de Prevención y Seguridad, Albert Batlle, señaló ayer que «la ciudad está harta». No sólo de los cortes, sino también de los «episodios de violencia con gente encapuchada».

El informe que la Guardia Urbana ha remitido a Interior señala que «se han producido alteraciones del orden público y daños a bienes públicos y privados» y, según el texto, «existen razones fundadas de que vuelvan a producirse». El teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle, dijo que el corte «tiene que acabar» porque «la ciudad está harta».

Además, para Batlle, estos cortes de tráfico, en los que a veces participan menos de 20 personas, suponen «un uso abusivo del derecho de manifestación», que «hipoteca» a efectivos de los Mossos y de la Guardia Urbana durante horas. Batlle insistió en reclamar al departamento de Interior, que es el que tiene las competencias, que «ponga límite» y, como mínimo, desplace las protestas a lugares donde causen menos perjuicios, como le viene pidiendo el consistorio barcelonés desde hace meses sin resultados.

No en vano, se trata del cuarto informe que la Urbana hace llegar a Interior. En los tres primeros, el Ayuntamiento de Barcelona pidió modificar el formato del corte para minimizar el impacto, tanto a nivel de calle como a vecinos y comerciantes. Ahora, sin embargo, el consistorio endureció su posición y remitió un nuevo informe más contundente en el que pide expresamente que a partir de ahora se prohíba el corte «en este lugar o en otros alternativos».

Episodios violentos

Este pasado fin de semana hubo tensión entre la concentración independentista y otra de signo contrario que quería impedirlo. A lo largo de estos meses, ha habido un atropello de una peatón y se han realizado varias detenciones. En el informe, la Urbana detalla varios episodios violentos con personas encapuchadas, además de agresiones a conductores y agentes del cuerpo durante los cortes. La Urbana también destaca las quejas reiteradas que han recibido de vecinos y comerciantes de la Meridiana.

Interior sigue en sus trece y se lava las manos ya que, a su juicio, «el derecho de manifestación es un derecho fundamental especialmente protegido, incluso por la Constitución, que sólo se puede restringir en casos excepcionales».

Desde la consellería de Interior sostienen que la ANC pidió precisamente el martes poder prolongar los cortes, que se iniciaron a raíz de la condena a la cúpula del procés tras el juicio en el Tribunal Supremo, hasta al menos la primera quincena de marzo.

El primer teniente de alcaldía, Jaume Collboni, señaló que «esta situación debe acabar ya», porque «no tiene ningún sentido continuar con una protesta que la única repercusión directa que tiene es perjudicar a los vecinos y comerciantes» de la zona.