Cataluña

El hospital de campaña de la UME contra el coronavirus ya funciona en Barcelona

El Ayuntamiento y el Ejercito han acondicionado un pabellón para atender a personas sin hogar

Pese a los recelos de la Generalitat, la presencia del Ejército en Cataluña es cada vez más visible. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, abrió la veda y al poco se sumaron varios alcaldes metropolitanos, todos socialistas. Así las cosas, el hospital de campaña levantado por el Ayuntamiento y la Unidad Militar de Emergencias (UME) ha comenzado hoy su andadura en uno de los pabellones de Fira de Barcelona con 225 plazas para personas vulnerables, que se podrán ampliar hasta un millar en función de las necesidades.

Con estas 225 plazas, la ciudad tiene capacidad para atender 2.585 personas vulnerables, entre todos los equipamientos disponibles. La semana pasada, el Ayuntamiento también activó 58 plazas en la calle Pere Calafell, 72, en el equipamiento de Dos de Mayo, exclusivas para mujeres, y 30 más en los servicios sociales de San Juan de Dios.

Según explicó la concejal de Salud, Gemma Tarafa, Fira de Barcelona no acogerá a personas con Covid-19 y, en caso de que se detecten síntomas, se trasladaría a los afectados a centros hospitalarios u otros equipamientos. De hecho, antes de entrar en el equipamiento, que abre este miércoles a las 17 h, se tomará la temperatura a los usuarios y se comprobará que no presenten síntomas de la enfermedad.

En los 6.000 metros cuadrados de equipamiento se han instalado 225 camas, una cocina para confeccionar hasta 300 raciones de comidas diarias y diez duchas. La Unidad Militar de Emergencias y del Ejército de Tierra han participado en las tareas de montaje y, de momento, se quedarán 23 militares para dar servicio en la cocina, las duchas y todo lo que sea necesario, según informó el comandante de la UME, Luís Martínez.

La Cruz Roja ha creado un equipo de 43 profesionales, entre los que habrá educadores y psicólogos, que ha organizado en diferentes turnos para atender a las personas que acogerá el equipamiento.

Para este proyecto, Endesa y la Fira de Barcelona han acordado que la compañía eléctrica suministre gratuitamente toda la energía necesaria para la acogida de las personas vulnerables.

El suministro incluye tanto iluminación como climatización, y la colaboración acordada se mantendrá mientras dure esta crisis por la situación sanitaria.