Un ex empleado acusa a la ANC de “abusos laborales”

La entidad afirma que todo es falso y se reserva el derecho de actuar judicialmente

Manifestación del independentismo catalán
Manifestación del independentismo catalán

Un ex empleado de la Asamblea Nacional Catalana ha denunciado “abusos laborales” por parte de la entidad independentista en las redes sociales. A través de tres hilos en su cuenta personal de Twitter, Cristophe Bostyn ha explicado cuál ha sido su situación laboral durante dos años que ha trabajado para la organización, que, sin embargo, ha salido al paso negando todas las acusaciones vertidas por su antiguo trabajador.

Bostyn ha explicado que, tras tres años de voluntariado, ingresó en la ANC en abril de 2017. Sin embargo, añade que tardó en obtener un contrato indefinido, pues, desde que entró hace algo más de tres años encadenó tres contrarios temporales de seis meses. Es decir, tuvo que esperar dieciocho meses hasta conseguir que le hicieron indefinido. Según detalla, cobraba 1.333 euros al mes y no era el único, puesto que, según denuncia, había personas en casi edad de jubilación que eran mileuristas o que tenían contratos eventuales -es decir, precarios-.

“El motivo es evidentemente el mismo de siempre y de todos los sitios en los que se cultiva la subordinación y la dominación del trabajador: compórtate y haz lo que te digamos o te echaremos fuera cuando nos dé la gana”, afirma, y acusa al actual presidente de la Cámara de Comercio y vinculado a la ANC, Joan Canadell, de dirigirse de forma autoritaria y poco respetuosa con los empleados.

En su hilo de Twitter, el ex empleado también apunta que la ANC tiene dos caras, una peor que otra: tiene “buenas intenciones, pero es un desastre en la práctica. Así hay continuamente secretarios que se interponen en la labor de los trabajadores profesionales, imponiendo ideas y orden, sin tener la mínima idea de lo que hacen”. A esto se le suma, siempre según el testimonio de Bostyn, la interferencia de los partidos políticos en la asociación; de hecho, comenta que los “peores” secretarios que ha tenido la asociación “son los que han sido enviados por los partidos y que se entrar a formar parte de comisiones para controlar mayorías. Cualquier duda contra su criterio por parte de un trabajador se entiende que proviene del ‘otro bando’. Otros [secretarios] son meramente prepotentes que ven que por fin pueden dirigir personas”. Entre otras acusaciones escritas en su cuenta de Twitter, el ex trabajador señala a la ANC de “falsificar un contrato laboral de una becaria con visado de estudiante”, puesto que ésta "estaba contenta con cualquier sueldo que le daban”.

Por su parte, desde la ANC se recuerda en un comunicado que el denunciante anunció a finales de mayo del pasado año su voluntad de dejar la entidad, hecho que no se materializó hasta octubre de 2019. “Desde entonces ha estado difamando a la entidad en las redes sociales regularmente. Ahora lo hace en mitad de un proceso electoral. La entidad se reserva el derecho de actuar en justicia para preservar su buen nombre”.