Ocho de cada diez fallecidos por COVID-19 tenía más de 75 años

El confinamiento evita 1.415 muertes en accidentes, pero el coronavirus duplica la mortalidad prevista en Cataluña en marzo y abril

En caso de respunte en otoño, las autoridades catalanas sopesan confinar sólo a los mayores y personas con patologías previas. (AP Photo/Emilio Morenatti)
En caso de respunte en otoño, las autoridades catalanas sopesan confinar sólo a los mayores y personas con patologías previas. (AP Photo/Emilio Morenatti)Emilio MorenattiAP

Las defunciones por COVID-19 en Cataluña muestran un comportamiento distinto por sexo y edad. El análisis de las defunciones observadas y esperadas durante la epidemia de COVID-19 en Cataluña, elaborado por la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitaria de Cataluña (AQuAS) confirma que la incidencia de la pandemia es superior en los hombres que en las mujeres de todos los grupos de edad. También que el virus se ceba con los más mayores, el 81,7% de los fallecidos tenía más de 75 años. Sólo un 6,4% era menor de 65 años. Mientras que un 12% tenía entre 65 y 74 años. Estos datos empujan a estudiar un confinamiento distinto en caso de que haya un rebrote importante en noviembre. El director del Servei Català de la Salut, Adrià Comella, comentaba ayer en una entrevista en la televisión pública que podrían confinarse las personas mayores de 70 años y con patologías previas.

El informe ha estudiado el periodo que va del 7 de marzo al 25 de mayo. En este tiempo, se han registrado 12.146 defunciones causadas por la COVID-19. Un poco más de la mitad de los fallecidos, el 51,5% fueron mujeres, mientras que un 48,5% eran hombres. Esto tiene una explicación y es que las mujeres tienen una mayor esperanza de vida que los hombres. La población de más edad en Cataluña está muy feminizada. Este dato también explica por qué el coronavirus ha causado más muertes en las mujeres mayores de 75 años y más defunciones entre los hombres menores de 75 años. Sin embargo, si se analiza la incidencia en todos los grupos de edad el resultado confirma que este virus ataca más a la población masculina.

El confinamiento ha evitado 1.415 muertes en accidente

Más cosas, el informe también ha analizado las defunciones observadas y esperadas durante la epidemia en Cataluña. Y la conclusión es que la COVID-19 ha duplicado la mortalidad prevista en Cataluña para los meses de marzo y abril. Para hacer estos cálculos, el AQuAS ha analizado un periodo de 41 días, el que va del 13 de marzo al 22 de abril. En este tiempo fallecieron 13.476 personas por todas las causas, no exclusivamente por coronavirus. Teniendo en cuenta las defunciones diarias de los últimos cinco años, lo esperable era que hubieran fallecido 6.994 personas. Murieron 6.482 personas, lo que equivale a un exceso de un 92,7%.

La población menor de 65 años, apenas presentó un exceso de defunciones (18,1%). En cambio, la mortalidad entre la población mayor de 75 años se disparó un 106,9%.

El informe también concluye que el confinamiento evitó 1.415 muertes en accidentes de tráfico o laborales.

Para hacer estos cálculos, se han tomado las defunciones declaradas por las empresas de servicios funerarios de Cataluña desde el inicio de la pandemia y se han complementado con las notificaciones recogidas por el Servicio de Urgencias de Vigilancia Epidemiológica de Cataluña (SUVEC).

Este análisis es un primer avance con los datos provisionales actualmente disponibles que, tan pronto como el Registro de Mortalidad de Cataluña tenga los certificados de defunción de toda la población y pueda codificar las causas de muerte, se actualizará.