Un profesor negacionista prohíbe la mascarilla a sus alumnas: “Son medidas absurdas impuestas por un experimento social”

La Universidad Autónoma de Barcelona investiga al docente que amenazaba con suspender a quienes cumplieran los protocolos antiCovid

“Todo esto son chorradas”. “No voy a respetar medidas absurdas impuestas por un experimento social masivo”. “Si no seguís mi ideología y preferís seguir con el protocolo impuesto, no os quiero en mi clase”. Son sólo algunas de las perlas que un profesor de Educación Física de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Autónoma de Barcelona ha dicho a sus alumnas en clase. Son más de 250 que sobre el papel debían formar grupos de 80, pero que este profesor las obligaba a entrar en clase en grupos mezclados, sin mascarilla ni gel hidroalcohólico. Él tampoco llevaba mascarilla. “Yo no llevo mascarilla porque no voy a atentar contra mi salud”, argumentaba. Los comentarios no se quedaban en una mera provocación, amenazaba con suspender a sus alumnas si cumplían con los protocolos antiCovid. Tampoco se quedaban dentro de clase, "hacía propaganda negacionista a través del correo institucional para empujar a las alumnas a cometer actos de ilegalidad y a atentar contra la seguridad sanitaria”, ha denunciado hoy el Consejo Escolar de la Facultad de Ciencias de la Educación tras recoger las quejas de las estudiantes.

Según han relatado los estudiantes a través de las redes sociales, algunas de las alumnas compaginaban los estudios universitarios con prácticas y trabajos en centros escolares de infantil y primaria, poniendo en riesgo la salud de los menores.

A través de un comunicado, que han adjuntado en sus denuncias en las redes sociales, el consejo estudiantil recuerda que este profesor acumula muchas instancias por “ridiculizar y dirigirse en tono humillante a las mujeres”, aunque hasta la fecha no se ha tomado ninguna medida. Ahora, la Universidad Autónoma de Barcelona parece haber movido ficha. Después de hacerse eco de los hechos, el Rectorado y los Servicios Jurídicos se han propuesto a investigar los hechos y a tomar cartas en el asunto.

Algunos de los comentarios recogidos por las alumnas dicen barbaridades como que “pagan a los Bomberos para decir los muertos”, “no haré clase a quien pretenda lavarse las manos antes de mis clases”, la distancia social es sólo para controlarnos con el 5G y saber dónde estamos en cada momento" o “llevando mascarilla moriréis entre terrible sufrimiento, quizás no ahora, pero sí en 10 años”.