La consellera de Salud catalana, Alba Vergés: “Explicamos que se pueden evitar los viajes a Madrid”

Sigue la misma línea que Torra por la “incidencia alta de la pandemia” en la capital

Muy pocos días después de que el president de la Generalitat, Quim Torra, aconsejara no viajar a Madrid debido a la grave situación epidemiológica que sufre la capital, la consellera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, ha insistido más o menos en la misma línea, pero en un sentido inverso.

En una entrevista a la emisora Rac1, ha asegurado que le preocupa el rebrote del coronavirus en Madrid porque ambos territorios están conectados: “La movilidad nos puede impactar aquí respecto a la situación que tienen ahora”. Se ha referido tanto a que ciudadanos catalanes viajen a la capital y viceversa.

Recordando las citadas palabras de Torra, Vergés ha dicho que hace días que el Govern insta a no viajar a Madrid, donde ven una incidencia muy alta de la pandemia y “que puede acabar impactando” en Cataluña, a nivel de nuevos contagios. Las declaraciones de la consellera han coincidido precisamente con un empeoramiento de la situación en Cataluña. Sobre todo, en lo referente a los positivos diarios, superiores a los 1.000 casos, y en la tasa de riesgo de rebrotes, mayores de la peligrosa barrera de los 200.

“Intentamos explicar a la gente de aquí que aquellos viajes que se hagan a Madrid, que pueden ser de carácter familiar o de trabajo, si se pueden evitar, que se eviten”, y ha añadido que la responsabilidad sobre esta movilidad es del Gobierno.

Ha reclamado que se tenga la información de por qué las personas se desplazan entre Cataluña y Madrid, además de tomar medidas como controlar la temperatura y dar “mensajes” advirtiendo sobre el movimiento entre ambos territorios.

Sobre las restricciones de la movilidad, ha recordado que el Govern ya empezó a tomar medidas contra el coronavirus a principios de julio por rebrotes en algunos barrios de L’Hospitalet de Llobregat, y que a los pocos días las amplió a varios municipios del área metropolitana de Barcelona. Además, se han ido ampliando las medidas restrictivas en otras zonas, como Girona y Salt.

Pero ha considerado que cada uno toma sus decisiones: “Ellos conocen más bien que nadie cómo es su territorio, cuáles son los datos que tienen, el impacto asistencial que pueden tener. Yo no iré nunca a decirle a otro qué tiene que hacer”.

Sobre la situación por el coronavirus, ha dicho que nunca dará un mensaje optimista porque la situación puede cambiar rápidamente y pueden darse impactos que no se esperan, pero está “muy satisfecha, por ejemplo, con el impacto de 1.600.000 niños y niñas que han vuelto a las escuelas” porque ha sido el previsto.

En cuanto a localidades catalanas con una incidencia superior a los 500 casos por cada 100.000 habitantes, ha explicado que hay “muy pocos” municipios en esta situación.

“Siempre nos preocupará mucho, más que una zona concreta y pequeña, cómo se comporta la epidemia en la ciudad de Barcelona o en el área metropolitana” porque el volumen de casos sería mucho mayor.