El separatismo radical quema contenedores en Barcelona por la protesta contra la sentencia del “procés”

Unos 300 manifestantes convocados por los CDR vuelven a plaza Urquinaona

El independentismo radical ha vuelto a la calle esta tarde para recordar la sentencia del “procés” publicada hace un año que condenó a los presos a entre nueve y 13 años de prisión. Como viene ocurriendo en las últimas semanas, apenas medio millar de personas han respondido a la convocatoria de los CDR y han protagonizado una marcha que ha arrancado en plaza Urquinaona -epicentro de los disturbios el año pasado-, ha bajado toda Via Laietana hasta tomar el paseo Colón, donde han empezado a tumbar contenedores para cortar la calle, y después subir por las Ramblas, donde ya han quemado contenedores y los Mossos d’Esquadra han tenido que actuar.

Los Mossos d’Esquadra se hallaban blindando el edificio que acoge la Jefatura Superior de Policía y que se ha convertido en habitual objetivo del independentismo radical. Allí ha sido cuando se ha registrado un episodio de tensión al arrebatar a los manifestantes una pancarta. Por megafonía, la policía catalana recordaba las medidas impuestas para frenar el avance de coronavirus, como la prohibición de reunión de más de seis personas o mantener las distancias de seguridad. En este sentido, justo hoy, la Generalitat ha anunciado severas restricciones, como el cierre de bares y restaurantes en Cataluña y la limitación de aforo en comercios y ocio.

Entre plaza Urquinaona y el recorrido de Via Laietana, la marcha ha transcurrido sin prácticamente incidentes, más allá de la retirada de banderas españolas y la quema de alguna de ellas. Sin embargo, cuando los manifestantes han tomado paseo Colón ya han empezado las acciones: han tumbado varios contenedores para cortar la calle y al paso por la sede del Ejército de la Capitanía General, se han detenido a protestar, aunque estaban los Mossos d’Esquadra protegiendo el edificio.

Tras el paseo Colón, han subido las Ramblas y han vuelto a tumbar contenedores en la calle y, en esta ocasión, ya sí que han prendido fuego. También han ido tumbando las macetas dispuestas en medio del bulevar. Los Mossos d’Esquadra han anunciado actuación inminente para sofocar los incidentes. Enseguida han conseguido dispersar a los manifestantes -de perfil bastante joven-, que han empezado a serpentear por las callejuelas del barrio Gótico, y las protestas se han dado prácticamente por finalizadas.