Ucis al límite en Cataluña: en 15 días se doblarán los pacientes Covid

El CatSalut alerta de una situación que rozaría el máximo, con 900 críticos, y llevaría «sí o sí» a desprogramar otras actividades

Vista de la carpa montada para la realización de pruebas PCR frente al CAP del Passeig Sant Joan de Barcelona este miércolesEnric FontcubertaEFE

La segunda oleada del coronavirus sigue golpeando con fuerza en Cataluña pese a las severas restricciones implantadas en un inicio de otoño muy complicado. Se mira con atención la curva al alza, la suma de contagios diarios y la velocidad de transmisión del virus, aunque lo que de verdad preocupa es el número de pacientes en las ucis, desbocado en los últimos días.

El colapso del sistema sanitario, como ocurrió entre marzo y abril, es uno de los mayores temores dada la tendencia que se avecina: a día de hoy, los pacientes críticos con coronavirus suponen ya el 52% de los ingresados, una cifra que aumentará peligrosamente: «En los próximos 15 días se doblarán el número de ingresados en las ucis por covid», ha alertado el director del CatSalut, Adrià Comella, en una entrevista en Rac 1. Eso supone llegar a los 900 enfermos críticos, rozando el límite. “Probablemente no nos escaparemos de llegar a las 900 camas de críticos”, ha avisado.

Una previsión que hay que enmarcar dentro del sistema actual, reforzado para hacer frente a la segunda oleada de coronavirus: en primavera, Cataluña tenía 575 camas de críticos en hospitales y centros públicos, más 200 en espacios privados. Ahora, la capacidad en la red pública se ha doblado, por lo que el número total es algo superior a mil.

Aún así, la cifra de 900 se acerca demasiado al máximo e implicaría «sí o sí» a dejar de hacer «actividad ordinaria» para priorizar a los enfermos de coronavirus. «Las 900 camas de críticos debemos bajarlas rápidamente porque cualquier alteración nos llevaría muchos problemas», ha admitido Comella en este sentido. Eso sí, desde la administración también esperan que funcionen las restricciones actuales para hacer bajar la curva lo más rápido posible: «Si las medidas de ahora hacen suficiente efecto, llegaremos a estos 900 y los podremos gestionar sin tener que deshacer los hospitales».

Los responsables de salud planean con la hipótesis de que el pico llegará a principios de noviembre y luego la tendencia se revertirá con una tregua en diciembre. Pese a ello, se trabaja en la construcción de nuevos espacios de cara a enero, en pleno invierno y con un ojo puesto en la gripe. «Es muy probable que esta enfermedad tenga una tercera y una cuarta ola», ha confirmado el director del CatSalut, quien hizo referencia a las 300 camas que ganará el sistema de cara a principios de 2021.