El riesgo de rebrote se estabiliza, pero llega la hora de las defunciones: Cataluña notifica 104 fallecidos

Salut da por superado el pico de los contagios de la segunda ola, pero hospitales y funerarias sufren la inercia de la alta incidencia de las últimas semanas. Para atender a los pacientes, la sanidad privada se integra en el sistema público

Una persona pasea asu perro por el barrio Gótico de Barcelona. EFE/Alejandro GarcíaAlejandro GarcíaEFE

Cuando el pasado 16 de octubre el departamento de Salut decretó el cierre de la restauración y otras medidas para evitar que la gente se infectara demasiado rápido, quería evitar que el sistema sanitario se saturara. El objetivo de las primeras restricciones era aplanar la curva para impedir que un pico de casos dejara a cientos de pacientes sin recibir la atención sanitaria adecuado. Pero ahora que estas primeras medidas han logrado revertir la velocidad de transmisión y reducir el número de nuevos contagios, la presión asistencial se incrementa y las defunciones se disparan. Cataluña ha notificado en las últimas 24 horas 104 de fallecidos por coronavirus. Es la mayor cifra de esta segunda ola. Y aunque este dato puede incluir registros de otros días, la media de fallecidos por día se ha duplicado respecto a la semana anterior. En total, desde en inicio de la pandemia, el departamento de Salut ha notificado 14.482 muertes por Covid-19.

Tras días de esfuerzos titánicos por parte del sector de la restauración, músicos, actores, esteticistas, comercios y otras pymes, el secretario general de Salut, Marc Ramentol, ha dado hoy una media buena noticia. “Podemos certificar que hemos pasado el pico de contagios”, ha dicho en un contacto informativo junto a Jacobo Mendioroz, coordinador de la unidad de seguimiento del Covid-19 en Cataluña. En las últimas 24 horas, el riesgo de rebrote ha bajado ocho puntos más y se sitúa en 731. La velocidad de propagación sigue también la tendencia a la baja y ya es de 0,94. Mientras que la incidencia en los últimos 14 días se frena y se queda en 818,11 casos por cada 100.000 habitantes.

Después de alcanzarse un máximo de 6.028 positivos al día el pasado 21 de octubre, se consolida una tendencia a la baja de los nuevos contagios, aunque se sigue diagnosticando un numero muy alto: 5.011 casos en las últimas 24 horas. Una muestra de que las medidas están funcionando es que sin restricciones, esta semana se esperaba una media de 12.000 contagios diarios y finalmente, se han contabilizado una media de entre 4.000 y 5.000 casos cada día.

Otra dato positivo es que la edad media de los infectados vuelve a bajar hasta los 39,6 años. Pese a que los casos más graves de esta enfermedad se dan en personas mayores, Mendioroz alerta de las secuelas que puede dejar la COVID-19 a todas las edades. Pero hasta aquí las “buenas” noticias. Como cuenta el doctor Robert Güerri, jefe de sección del Servicio de Enfermedades Infecciosas y coordinador de hospitalización convencional y Covid-19 del Hospital del Mar (Barcelona), en una entrevista a La Razón, no hay que perder de vista el ciclo biológico del virus. Desde que se toman las medidas, hay 25 días por delante de inestabilidad: primero uno se infecta, luego presenta síntomas entre los primeros 7 y 15 días, pero las formas graves se complican entre 7 y 10 días después de debutar la infección. Y en vista de que los siguientes días llegarán más pacientes con COVID-19 a Urgencias, Salut recupera el plan de la primera ola que integraba la sanidad privada en el sistema público. Ramentol ha explicado que para anticiparse a una mayor demanda de camas y recursos para enfermos críticos, el Govern vuelve a integrar al sistema público de salud las mutuas de accidentes de trabajo y los centros de sanidad privada. Con esta sinergia, Cataluña contará con 1.100 camas de críticos -900 camas de hospitales públicos y 200 de centros privados-. En estos momentos, hay 541 pacientes críticos por coronavirus ingresados en la UCI. Las unidades de cuidados intensivos están al 87% de su capacidad. Más de la mitad de los pacientes ingresados tiene covid.

En los hospitales públicos catalanes hay ingresadas 2.725 personas con covid, son 45 menos respecto al día anterior. En intensivos hay 471 enfermos con coronavirus, 14 menos.

Por ahora, los hospitales grandes están haciendo todas las cirugías y también se mantiene el cien por cien de las consultas externas y las pruebas complementarias, excepto en casos como las Terres de l’Ebre, «donde hemos tenido que desprogramar el gabinete digestivo», informó ayer el director del CatSalut, Adrià Comella. En algunos centros pequeños y medianos, admitió que se están desprogramando ya entre un 10 y un 12% de las cirugías complejas.

Con estos número y los hospitales haciendo equilibrios para atender a todo el mundo, la consellera de Salut, Alba Vergés, dio por hecho que se prorrogará quince días más el toque de queda, una medida que caducaba el próximo lunes. También trasladó a los restauradores, a los universitarios que ha enviado a casa a hacer clases virtuales, bailarines, actores, músicos y otros colectivos afectados por las restricciones que aún es pronto para empezar a desescalar.