El hombre muerto en un piso de Horta en Barcelona fue descubierto por el mal olor por descomposición

Los Mossos desconocen su identidad porque no los vecinos desconocían su nombre

Los Mossos d’Esquadra están investigando desde el martes por la noche, la identidad del hombre que fue hallado muerto en un piso de Horta, con signos de violencia. Fue en el número 411 del paseo de Maragall.

Los vecinos no sabían que vivía alguien en este piso, que hacía tiempo que estaba vacío, pero empezaron a sentir un fuerte olor. Cuando fue imposible de soportar, llamaron a la policía.

En colaboración con los Bomberos de Barcelona, los Mossos accedieron al piso y encontraron el cuerpo sin vida de un hombre que todavía no se ha podido identificar.

La muerte no era natural, había indicios que hacían pensar a los investigadores de Homicidios del Área de Investigación Criminal (AIC) de Barcelona que una segunda persona había intervenido en la muerte del hombre que encontraron.

La descomposición del cuerpo, que hacía semanas que estaba muerto, no ha permitido todavía saber cómo fue asesinado. Tiene varias heridas y algunas de ellas pueden ser compatibles con arma blanca, pero los Mossos d’Esquadra esperan los resultados de la autopsia para confirmarlo. El hombre también presentaba una situación extraña: tenía un plástico en la zona del cuello. Los vecinos han explicado a la policía que no recuerdan ruidos ni ninguna pelea, recientemente.

Lo que más preocupa a los Mossos ahora mismo es saber quién es el hombre. Podría ayudar a centrar las investigaciones. Los vecinos de la finca no lo supieron identificar y ahora se está a la espera de nuevos interrogatorios para poder ponerle nombre y apellidos.

Relación con los antiguos inquilinos del piso

Fuentes no oficiales de la policía catalana han explicado que los investigadores trabajan con una línea de investigación, pero necesitan aclarar quien es el hombre asesinado y qué relación tenía con la pareja y un niño que vivían antes en este piso del paseo de Maragall de Horta.