La cuadratura del círculo de Colau: un Eixample semipeatonal y verde

La alcaldesa quiere transformar el barrio en una supermanzana, una de cada tres calles se convertiría en un paseo y ganaría cuatro plazas

Una de las nuevas plazas que componen la superisla

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se presentó a las pasadas elecciones municipales con un ambicioso proyecto urbanístico. Convertir el Eixample en una gran supermanzana. Es decir, que una de cada tres avenidas de este distrito se convirtieran en paseos verdes y peatonales. En otras palabras, su gran legado como alcaldesa. La pandemia le sirvió como excusa para comenzar a aplicar este principio en forma de urbanismo táctico. Pero no dejaban de ser microcirugía de lo que estaba por venir. Hoy, el Ayuntamiento ha presentado las líneas maestras de la modernización del Eixample que concibió Idelfons Cerdà. El plan, a diez años vista, comenzará en este mandato por las calles Consell de Cent, Rocafort, Comte Borrell y Girona. Algunas de estas vías ya se han transformado con urbanismo táctico (pintura) y ahora se quiere pasar a una actuación definitiva.

Aparte de transformar estas calles, se crearán cuatro plazas en los cruces de Rocafort, Comte Borrell, Enric Granados y Girona con la calle del Consell de Cent. Por ello, no será posible cruzar de punta a punta en coche estos ejes verdes, que quedarán limitados al tráfico local y con una velocidad a 10 km / h. El objetivo es poder comenzar las obras el primer trimestre de 2022, con una inversión de 37,8 millones de euros.

Plan urbanístico para el EixampleLa Razón (Custom Credit)

Para transformar estos cuatro calles y plazas en este mandato, el Ayuntamiento ha convocado dos concursos de ideas. Uno servirá para definir un nuevo modelo de calle con prioridad para los peatones y el otro, para el diseño de las plazas. El modelo de calle deberá tener espacios de paseo y juego infantil, mayor presencia de verde (el 20% de la superficie deberá ser sin asfalto) y con mobiliario urbano hecho de materiales nuevos.

La intervención que se hará en estas calles del Eixample pretende exportar el modelo de supermanzana que ya se ha puesto en marcha en los alrededores del Mercado de Sant Antoni. En esta zona, el tráfico de las calles de Comte Borrell y Tamarit se redujo en un 80%. Aunque Viladomat absorbió de entrada buena parte de los coches, el Ayuntamiento asegura que el tráfico se ha acabado reduciendo también en esta calle por la proximidad a la zona pacificada.

La intención del gobierno municipal es ampliar la red de calles pacificadas por todo el Eixample y que, de las 61 calles que tiene el distrito, 21 se conviertan en ejes verdes y generar 21 plazas. En esta lista de futuros calles sin tráfico están Provenza, Ausiàs Marc, Nicaragua, Casanova y Sicilia, además de ampliar los que se harán en este mandato y las calles ya pacificadas como Enric Granados y avenida de Gaudí.