Así arrancará la desescalada: la cultura abrirá al 50% y los bares, al 30% y hasta las cinco de la tarde

La propuesta de Salut plantea mantener el confinamiento perimetral y el toque de queda hasta enero, en Navidad sólo se podrán reunir 10 personas y dos grupos burbuja

Una mujer pasa ante una pintada en un comercio del centro de Barcelona, este lunes, cuando la consellera de Salud, Alba Vergés, ha subrayado que Cataluña va "por el buen camino" porque se ha superado "el pico de la curva epidemiológica", aunque no se ha doblegado en cambio en el ámbito asistencial, por la situación de ocupación de las UCI, lo que aconseja una desescalada con "prudencia". EFE/Quique GarcíaQuique GarcíaEFE

El departamento de Salut está acabando de redactar el plan de desescalada que tiene que entrar en vigor el lunes. Tenía que trabajarlo con los sectores afectados, pero el programa radiofónico “El Món” de Rac 1 ha avanzado un borrador. La letra no gusta ni a la Asociación de Empresas de Teatros de Cataluña (Adetca) ni al gremio de restauradores y mucho menos gusta que se haya filtrado sin consultar con ellos primero, tal y como había prometido la consellera de Salut, Alba Vergés. Pero el documento lo tienen diferentes departamentos del Govern y es difícil controlar las filtraciones de los borradores. La propuesta de desescalada, que también ha podido confirmar La Razón y que la portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha avanzado que se aprobará mañana en el marco del Procicat, el órgano gubernamental que gestiona la pandemia en Cataluña, prevé reabrir bares y restaurantes a partir del lunes a medio gas. Esto es con un horario muy limitado, entre las 06.00 y las 17.00 horas y el aforo restringido al 30%. El máximo de comensales por grupo sería de 6 personas. Esta propuesta inicial se ha de acabar de trabajar, por lo que el límite de horario no es definitivo y el aforo de las terrazas podría ampliarse al cien por ciento. El plan acordado por cinco federaciones y gremios de restauración de Cataluña, que fue entregado al departamento de Empresa, plantea que las terrazas abran hasta las 23.00 horas al cien por cien y que en el interior, el aforo pueda ampliarse al 50%, si el local permite mantener la distancia de seguridad entre comensales y pueden garantizar la ventilación. Los restauradores se comprometen recordar a los clientes que se pongan la mascarilla si no están consumiendo. En este documento, el sector de la restauración también proponía tomar la temperatura a los clientes y registrar sus datos para poder hacer rastreo en caso de detectarse un positivo.

Otros que también tendrían luz verde el próximo lunes para levantar el telón son los equipamientos culturales. Según el borrador, los teatros, cines, salas de música y museos, entre otros, podrán reabrir con un aforo máximo de 600 personas al 50% de su capacidad. Los equipamientos deportivos al aire libre también podrán abrir con la mitad del aforo permitido. Los peor parados son los gimnasios, no podrán reabrir hasta la segunda fase que arranca el 7 de diciembre y lo harán al 50% y sin vestuarios.

En esta primera fase, se mantendría el cupo máximo de seis personas para los encuentros, el toque de queda hasta las 22.00 horas, el confinamiento municipal de fin de semana y el perimetral de todo Cataluña. También las restricciones al comercio de un 30% del aforo y máximo 800 metros cuadrados de superficie.

El plan de desescalada tiene cuatro fases que se revisarán cada 15 días. De esta manera, la primera fase de reapertura empieza el próximo lunes 23 de noviembre; la segunda fase, el 7 de diciembre -en medio del Día de la Constitución y la Purísima-; la tercera fase, tres días antes de Navidad, el 21 de diciembre, y la cuarta fase, el 4 de enero.

Con el puente de la Purísima a la vuelta de la esquina -6 y 8 de diciembre-, el Govern plantearía mantener el confinamiento perimetral de fin se demana hasta el 7 de diciembre. Entonces, arrancaría la segunda fase, en la que se prevé aumentar los aforos y un cierre perimetral por comarcas en vez de por municipios los fines de semana. Aunque hayan fiestas como la Navidad o Fin de Año, el confinamiento perimetral y el toque de queda hasta las diez se mantendrían hasta la última fase que arranca el 4 de enero. De ser así, no habrá vuelta a casa en Navidad para muchos.

La reapertura de bares y restaurantes

En la segunda fase, que arrancaría el 7 de diciembre, bares y restaurantes podrían ampliar su aforo al 50%. En la tercera fase, que empezaría un mes después, el 21 de diciembre, el horario se ampliaría hasta las 21.00 horas. Este horario limita las cenas de Navidad. En esta segunda fase, el aforo de los actos religiosos pasaría al 50% con un máximo de 500 personas.

La Navidad más rara: sin compras en centros comerciales, con 10 personas máximo, dos grupos burbuja y a las diez en casa

La campaña de compras de Navidad queda también en el aire para las grandes superficies. Los centros comerciales podrán volver a abrir a partir de la tercera fase, el 21 de diciembre, al 30%. Entonces, la movilidad funcionará por áreas, podrá haber desplazamientos entre áreas con igual situación epidemiológica. Los encuentros podrán ser de 10 personas y se podrán mezclar dos grupos burbuja de convivencia habituales.

A partir de la cuarta fase, que empezará el 4 de enero, se plantea recuperar las clases presenciales en Bachillerato y ciclos formativos. También abrir las extraescolares t la educación en el tiempo libre. Entonces, se eliminará el confinamiento perimetral de fin de semana, pero se mantendrá el toque de queda y el cierre perimetral.