Illa dimitirá como ministro de Sanidad la próxima semana al iniciarse la campaña electoral

El TSJC mantiene por ahora los comicios el 14 de febrero, aunque decidirá definitivamente pocos días antes de la cita con las urnas

Thumbnail

Salvador Illa dejará su cargo como ministro de Sanidad la próxima semana, antes de que el jueves a medianoche empiece la campaña electoral, según ha anunciado esta tarde el líder del PSC, Miquel Iceta, en rueda de prensa. Illa se comprometió a abandonar su cargo en el Gobierno justo cuando arrancara la campaña, aunque aún existe el riesgo de que las elecciones del 14 de febrero queden aplazadas.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha mantenido la cita del 14-F de forma provisional, pero decidirá definitivamente antes del 8 de febrero. En este sentido, de alinearse con la postura del Govern y defender el aplazamiento, Illa podría quedarse sin el ministerio y sin unas elecciones de manera inmediata. “No queremos especular sobre decisiones futuras del TSJC”, ha asegurado Iceta en este sentido antes de dejar claro que “a día de hoy hay unas elecciones convocadas y el PSC se va a movilizar para ganarlas”.

El primer secretario socialista no ha concretado exactamente qué día o en qué momento Illa dejará la cartera de Sanidad -”se materializará la próxima semana”, se ha limitado a repetir ante las preguntas de los periodistas- y ha recordado en varias ocasiones las palabras del propio ministro, cuando se comprometió a dejar el Ejecutivo justo antes de que empezara la campaña al ser nombrado candidato a la presidencia de la Generalitat.

Por otro lado, Iceta también ha aprovechado para poner en el centro de las críticas al Govern -”hizo mal las cosas, y nos encontramos en la actual situación”- por el limbo en el que se encuentra Cataluña a tres semanas de los supuestos comicios y ha recordado la propuesta a última hora de los socialistas de optar por un “aplazamiento técnico hasta marzo”. Una tercera vía que Iceta no ha descartado -”el PSC siempre está dispuesto a negociar”- aunque ha puesto en duda su sentido antes de que el TSJC resuelva la cuestión de fondo.

“El PSC ya advirtió de que el decreto firmado por el Govern presentaba muchos interrogantes desde el punto de vista jurídico”, ha subrayado tras recordar que se limitaba a desconvocar el 14-F y a fijar como posible fecha el 30 de mayo, aunque sin formalizarla. En concreto, el redactado de la Generalitat añadía que las elecciones al Parlament del 30-M se convocarían “previo análisis de las circunstancias epidemiológicas y de salud pública de la evolución de la pandemia” y tras una “deliberación” del Ejecutivo, por lo que abría la puerta a nuevas prórrogas.

Iceta ha calificado de “especialmente inoportunas” las declaraciones de Pere Aragonès clamando contra la decisión judicial avanzada hoy por el TSJC de mantener las medidas cautelarísimas, dejar en suspenso el decreto de desconvocatoria de las elecciones y seguir por tanto con la cita del 14-F.

Con todo, los socialistas reactivarán sus planes -”la campaña tiene que empezar”, ha dicho Iceta- y exigen al Govern que se esmere para “garantizar que todo el mundo pueda ejercer su derecho al voto con seguridad”.