Borràs propone a Aragonès candidato a presidir la Generalitat con sólo 33 votos asegurados

El debate de investidura empezará este viernes: el republicano deberá exponer su plan de Govern y sólo cuenta con el apoyo de su partido, ERC. La CUP decide mañana y Puigdemont de momento se opone

El vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, y la presidenta del Parlament, Laura Borràs, ayer
El vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, y la presidenta del Parlament, Laura Borràs, ayerEnric FontcubertaEFE

Candidato sin apoyos suficientes y sin un acuerdo independentista cerrado. La presidenta del Parlament, Laura Borràs (Junts) mueve ficha y propone oficialmente al republicano Pere Aragonès (ERC) candidato para presidir la Generalitat en el debate de investidura del viernes cuando sólo cuenta con 33 votos garantizados, los de su partido.

La sesión empezará este viernes, día límite que fija la ley, y lo hará a primera hora con la intervención del dirigente, quien deberá explicar las líneas maestras de su plan de Gobierno ante la cámara. Luego se posicionarán todos los grupos parlamentarios y el día terminará con una primera votación en la que debería lograr mayoría absoluta (68) para salir investido.

Una suma prácticamente imposible a 48 horas del inicio de la sesión, con las negociaciones estancadas, los postconvergentes cada vez más reticentes a la posibilidad de llegar a un acuerdo con ERC para el viernes -hoy prácticamente lo han descartado- y dando por hecho que la investidura tendrá que esperar al menos unos días, hasta el martes de la semana que viene como pronto. Los 32 diputados de Junts, el partido de Puigdemont, son imprescindibles en la ecuación independentista y Junts no prevé un pacto “in extremis” y redobla sus exigencias.

La CUP, por su parte, vota durante este miércoles su posición en el debate tras haber llegado a un preacuerdo con los republicanos para la investidura, un pacto que no le garantiza a Aragonès los votos a favor de sus 9 diputados. De hecho, sus militantes se pronuncian después de que tres de sus 11 organizaciones -Endavant Arran y la Lluita Internacionalista- se hayan posicionado en contra. Sin embargo, los resultados no se conocerán hasta mañana, a horas del inicio de la sesión.

Si Pere Aragonès no logra dicha mayoría absoluta en el debate de investidura del viernes, se celebrará una segunda ronda el martes 30 en el Parlament en la que tendría suficiente con una mayoría simple -más “síes” que “noes”- para ser investido. Para entonces, los 32 escaños de Junts siguen siendo claves y a ERC le bastaría una abstención de la CUP para alcanzar la Generalitat.

Junts no prevé la investidura el viernes

La oficialización de Laura Borràs de proponer a Pere Aragonès candidato al pleno de investidura del viernes llega en el momento de más distanciamiento entre Junts y Esquerra. Tras la ronda de contactos mantenida en el Parlament, la portavoz postconvergente Gemma Geis ha dado prácticamente por descartada la posibilidad de llegar a un acuerdo de Govern para el viernes en la línea del discurso mantenido ayer por el secretario general del partido, Jordi Sànchez.

Por tanto, se podría dar la circunstancia de que el independentismo evidencie su crónica división en la cámara, Junts tumbe la candidatura de ERC y Aragonès sólo sume sus 33 votos en el primer debate de investidura, a la espera de la CUP.