Cumbre a la desesperada entre ERC, JxCat y la CUP para tratar de evitar elecciones

La formación antisistema media y convoca a ambos partidos tras su ruptura pública para negociar la investidura de Pere Aragonès

El vicepresidente de la Generalitat en funciones, Pere Aragonès, durante una votación en el pleno del Parlament
El vicepresidente de la Generalitat en funciones, Pere Aragonès, durante una votación en el pleno del ParlamentEnric FontcubertaEFE

Nueva jornada de idas y venidas en el Parlament tres meses después de los comicios del 14 de febrero. Sin president ni Govern y a dos semanas exactas de que venza el plazo, el independentismo protagoniza una cumbre a la desesperada este mediodía para tratar de desencallar la investidura de Pere Aragonès (ERC) tras la ruptura pública entre Esquerra y JxCat y evitar así una repetición electoral que quedaría encuadrada en pleno verano.

Ha tenido que ser la CUP, una formación antisistema, la que ha intercedido entre posconvergentes y republicanos actuando de mediadora y convocando un encuentro tras la reunión fallida de ayer en la cámara entre el partido de Aragonès y el de Puigdemont. La cita ha empezado a las 12:00 horas en el despacho de los anticapitalistas en el Parlament. Fuentes republicanas han explicado que ERC asiste al encuentro con el objetivo de “poder implementar lo más pronto posible el acuerdo” que tienen firmado con la CUP y “evitar unas elecciones que no quiere nadie”.

Por su parte, fuentes de Junts han confirmado su asistencia después de que los negociadores lo hayan acordado por teléfono con el secretario general del partido, Jordi Sànchez, que está en la cárcel de Lledoners (Barcelona), aunque lo harán de manera telemática. Del equipo negociador, Sànchez está en prisión, la portavoz de Junts en el Congreso, Míriam Nogueras, está en Madrid, la vicepresidenta de la formación, Elsa Artadi, está confinada por haber sido contacto estrecho con un positivo de coronavirus, y el diputado Josep Rius también participará de manera telemática en “solidaridad con el resto de la delegación negociadora”. Sí está presencialmente el diputado Francesc de Dalmases, hombre del círculo de Laura Borràs.

Por parte de la CUP, los participantes son los dirigentes Carles Riera, Eulàlia Reguant, Pau Juvillà y Xavier Pellicer. El primero de los puntos que plantea la formación antisistema para tratar de reconducir la ruptura dentro del independentismo consiste en “dar una respuesta a la crisis social y económica” que atraviesa Cataluña.

En segundo lugar, propone un “muro de defensa de los derechos fundamentales y básicos que tienen un amplio apoyo por parte de la sociedad catalana y que no caben en el marco del Estado”. También llaman a “convocar una primera reunión de trabajo para construir un gran Acuerdo Nacional por la Autodeterminación que vaya más allá de partidos políticos y que agrupe la amplia mayoría social del país favorable” a un referéndum.

Por último, la CUP propone “situar el debate de la estrategia independentista fuera del marco del pacto de gobierno”, lo que supondría aparcar uno de los escollos que ha impedido hasta hoy alcanzar un acuerdo entre ERC y JxCat.

La ANC presiona con una manifestación

La presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Elisenda Paluzie, ha exigido este miércoles un acuerdo a ERC, JxCat y la CUP para formar Govern y ha convocado una manifestación para este domingo a las 11.30 horas en la plaza Sant Jaume, frente al palacio de la Generalitat, para pedir el pacto. En una atención a la prensa desde las puertas del Parlament, Paluzie ha señalado que no entienden los desacuerdos entre ERC y JxCat: “Buena parte de la base independentista está perpleja, decepcionada y enfadada. La ciudadanía merece una explicación”.