Barcelona y Procicat permitirán las celebraciones de San Juan en la playa pero sin alcohol

Las dos administraciones optan por una solución salomónica que podría trasladar las aglomeraciones a la ciudad

Verbena de San Juan en Barcelona
Verbena de San Juan en BarcelonaEfeEfe

Jornada de desencuentros entre el Ayuntamiento y el Procicat, es decir, la Generalitat, con motivo de la verbena de San Juan. Lo cierto es que el Govern lleva filtrando desde hace semanas que la popular celebración puede ser la fecha señalada para la reapertura del ocio nocturno. Con esta premisa, el Ayuntamiento anunció hace unos días que las playas permanecerían abiertas para aliviar las fiestas callejeras. Hoy, sin embargo, protección Civil ha enviado un documento a los ayuntamientos con las pautas de seguridad para la verbena en el que recomendaba el cierre de las playas si no se puede controlar el acceso o el aforo para evitar aglomeraciones. El Ayuntamiento, por su parte, se ha negado a aplicar las recomendaciones y así se han sucedido las llamadas hasta alcanzar una suerte de acuerdo salomónico: playas abiertas pero con restricciones.

El consejero de Interior, Joan Ignasi Elena, por la mañana, pedía prudencia durante la noche de la verbena tras explicar las recomendaciones del Procicat aunque recordaba que no abrir las playas es una recomendación. El conseller explicó que es una noche “muy sensible” en la que “hay unas condiciones que deben cumplirse y que las tenemos que garantizar”, afirmó.

Protección Civil apunta en su documento que las concentraciones de personas son un factor de riesgo de contagio del covid, especialmente en los encuentros en que se consumen alimentos y bebidas y en el que es difícil mantener medidas de seguridad como la distancia o la mascarilla. En este sentido, pide “orientar la celebración hacia actividades de formato reducido con un número bajo de personas”. También recomienda “evitar las aglomeraciones en espacios no controlados o actividades no organizadas”, como pueden ser las playas. La Generalitat recuerda que los encuentros y las cenas al aire libre deben ser de un máximo de 10 personas y se debe mantener dos metros de distancia entre grupos.

Ante esta situación, Ayuntamiento y Generalitat comenzaron los contactos para solventar la polémica. El teniente de alcalde en Seguridad, Albert Batlle, argumentó que tras valorar las recomendaciones del Procicat, concluyeron que no era viable cerrar las playas como el año pasado, teniendo en cuenta que la presión de las aglomeraciones se puede trasladar a otras zonas de la ciudad en una noche tan concreta como la verbena de San Juan: “la situación es diferente a la del año pasado. Hace más de un mes que se levantó el toque de queda nocturno y debemos recuperar la normalidad en cuanto a la ocupación de espacios “, dijo. Batlle quiso dejar claro que habrá dispositivos de la Guardia Urbana para controlar los accesos a las playas y que no se permitirá la entrada de bebidas alcohólicas, ni de aparatos musicales, ni de tiendas de campaña. Batlle explicó también que todavía faltan 13 días y que se irán matizando las restricciones. “A las 6.00, como cada año, se desalojarán las playas para que actúen los servicios de limpieza de las playas para dejarlas preparadas a las 9.00 para el disfrute de la ciudadanía”, advirtió. Inicialmente, el Ayuntamiento de Barcelona ya había anunciado que las playas de Barcelona estarían abiertas para la verbena. De hecho, el teniente de alcalde de Seguridad había adelantado que se estaba trabajando en un dispositivo de seguridad similar al de años anteriores. Después, sin embargo, la propia alcaldesa, Ada Colau, dejó en suspenso la verbena en la playa a la espera de los encuentros previstos con los ayuntamientos del área metropolitana. De manera conjunta, los consistorios de Barcelona, Badalona, Viladecans, Gavà, El Prat de Llobregat, Castelldefels y Sant Adrià del Besòs han decidido abrir las playas para absorber el volumen de gente que se prevé que salga a la calle a celebrar la verbena.

El concejal de Emergencia Climática, Eloi Badia, ha asegurado que las medidas serán muy similares en todos los municipios con playas del área metropolitana para evitar que la ciudadanía se traslade de una playa a otra dependiendo de la permisibilidad de las medidas a adoptar.