La Guardia Urbana incorpora un protocolo para detectar casos de violencia machista

En caso de sospecha, el caso se derivará a un agente de referencia que habrá en cada distrito de la ciudad

Imagen de archivo de dos agentes de la Guardia Urbana en la playa de Barcelona
Imagen de archivo de dos agentes de la Guardia Urbana en la playa de Barcelona FOTO: GUARDIA URBANA DE BARCELONA GUARDIA URBANA DE BARCELONA

La Guardia Urbana de Barcelona ha creado una guía de indicadores para detectar los casos de violencia machista que carecen de una denuncia previa por parte de la víctima. En caso de que los agentes sospechan de un posible caso de violencia machista, se derivará a una nueva figura: el agente referente de violencias machistas. Cada distrito tendrá uno de estos agentes.

Así, la guía es un cuestionario que tiene en cuenta antecedentes de violencia, manifestaciones de los vecinos, aspecto y actitud de la presunta persona agresora, aspecto de la vivienda, en el caso de presencia de menores posibles evidencias como secuelas de lesiones o falta de higiene severa, y aspecto y actitud de la víctima.

En caso de que la patrulla descarte la posibilidad de una situación de violencia machista, pero pueda acreditar que se trata de un entorno vulnerable, se comunica la situación a Servicios Sociales, y en el caso que sospechen de un posible caso de violencia machista se deriva a un referente de la Guardia Urbana.

Esta figura ya se ha implantado en cuatro distritos: Sant Martí, Sant Andreu, Horta-Guinardó y el Eixample, y que en el resto se espera que esté en funcionamiento antes de marzo del próximo año. Estos agentes analizan los casos y los trasladan a una mesa de gestión en la que están presentes todos los agentes implicados, desde los Mossos hasta los servicios sociales y entidades de atención a las víctimas.

Es una de las herramientas que se incluyen en el nuevo procedimiento operativo de violencias machistas del cuerpo policial, que han presentado este lunes en rueda de prensa el teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle; la teniente de alcalde de Derechos Sociales, Laura Pérez; el intendente Sergi Amposta y la subinspectora Gemma Alfonso.

El objetivo del Ayuntamiento es que no se escape ninguna situación de violencia hacia las mujeres. Desde marzo, las patrullas de la Guardia Urbana han detectado 208 casos, de los que 78 ya están siendo atendidos por los servicios municipales, cuatro han rechazado la ayuda, y el resto están pendientes de ser tratados o han sido descartados. Más del 84% de las víctimas de violencia machista asesinadas por sus parejas o exparejas no habían denunciado a los agresores, según datos del Ministerio de Igualdad de 2020.