La Policía: “Más hurtos, más robos con violencia, más okupaciones, más agresiones sexuales, es la Barcelona de Colau”.

Mossos y Guardia Urbana detallan los puntos débiles de la inseguridad en la ciudad, con el foco principal en loshurtos con fuerza

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, conversa con el responsable de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Batlle (d), y con el Jefe de la Guardia Urbana, Pedro Velázquez (i). EFE/Quique García
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, conversa con el responsable de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Batlle (d), y con el Jefe de la Guardia Urbana, Pedro Velázquez (i). EFE/Quique García FOTO: Quique García EFE

Los barceloneses encuestados en el último barómetro municipal consideran que la gestión del Ayuntamiento es mala o muy mala. Para el 20,8% de los entrevistados la inseguridad es el principal problema de la ciudad y para el 11,8% lo es la falta de limpieza. La alcaldesa Ada Colau obtiene la nota más baja de todos sus mandatos, un 4,2. Pero a pesar de todo lo anterior, los comunes ganarían las elecciones de celebrarse ahora.

El máximo problema de la ciudad, es la creciente sensación y percepción de inseguridad, que va más allá de los datos. Si se escucha algunas personas, opinan que les parece estar en Medellín, pero las estadísticas son absolutamente incomparables, en todos los sentidos. Sin embargo, bajo el mandato de Colau han credido de forma fehaciente esta creencia en que antes todo era más seguro.

En un escrito dirigido a Colau, y que no es reciente, pero que podría serlo perfectamente, el principal sindicato de la Guardia Urbana en la ciudad, el CSIF, le recuerda que, Barcelona “necesita medidas urgentes en seguridad para revertir esta grave situación de inseguridad y el alarmante incremento de la delincuencia ya que estamos ante una situación de alarma social y caos, donde se precisa, con urgencia, medidas que resuelvan este problema. Usted nos ha dejado una ciudad con los índices de inseguridad más alto de la historia reciente de Barcelona”.

Han pasado dos años y la opinión del sindicato no ha mejorado, sino más bien todo lo contrario. Más que a delictos en concreto, se quejan de que el modelo de la ciudad adolece de “recursos humanos y materiales, así no se puede hacer frente a la problemática que actualmente está sufriendo Barcelona”, en clara referencia a la sensación de inseguridad.

En declaraciones actuales a este diario, desde el CSIF admiten que en los últimos años ha habido “un incremento de personal”, pero que no ha resultado efectivo, que no se ha dotado al cuerpo de más agentes”. Apuntan a que sí ha existido este aumento de la plantilla, pero que el 80 % es de reposición, es decir, para suplir defunciones, bajas etc...

Por lo tanto, dicen que el aumento real de la plantilla no alcanza el 30 por ciento. Argumentan, para solucionarlo, que “se tendría que hacer con horas extraordinarias, pero se ha recortado el presupuesto. Más carga de trabajo, más precariedad, y más inseguridad para los propios policías, es lo que tenemos. Pero claro, el más perjudicado de la política de este gobierno social comunista es el ciudadano, la delincuencia no para de subir. Si mejora la pandemia, y viene más turismo, la situación se va a desbordar, por la nueva normalidad que llegará. Más hurtos, más robos con violencia, más okupaciones, más agresiones sexuales, es la ciudad de Ada Colau”.

Desde el sindicato mayoritario de Mossos, Uspac, se incide obviamente más en puntos delictivos concretos. Apuntan que los puntos más calientes son “los robos con violencia en todas partes, desde el Raval hasta los hoteles de lujo, en este caso relojes...Todo pasa en Barcelona en general, no en sitios en particular. También están los hurtos en el interior del transporte público, que se sabe perfectamente quienes son”.

Añaden desde Uspac que “la activista, que ahora es política, está dejando una ciudad de mierda, lo único que le interesa es poner paredes. Lo que está peor son los robos con fuerza, de relojes, havía mucho tiempo que no había un boom tan importante de atracos en farmacias gasolineras, había algunos, pero ahora existe una explosión muy elevada”.