Bellvitge será a finales de año el único hospital público español con un Centro de Alta Precisión Diagnóstica

Éste equipamiento integra en una única exploración el PET/TC y la resonancia magnética, una tecnología puntera que permite mejor la seguridad y la precisión en el diagnóstico por la imagen

Recreación de la tecnología de la que dispondrá el nuevo Centro de Alta Precisión Diagnóstica del Hospital de Bellvitge
Recreación de la tecnología de la que dispondrá el nuevo Centro de Alta Precisión Diagnóstica del Hospital de Bellvitge FOTO: Hospital Bellvitge

El Hospital de Bellvitge contará a partir del último trimestre del este año con el Centro de Alta Precisión Diagnóstica, un equipamiento único en el sistema de salud pública español que reúne e integra en una única exploración las dos herramientas de diagnóstico por la imagen más potentes en la actualidad, como son la tomografía por emisión de positrones o PET/TC y la resonancia magnética.

“Esta técnica híbrida que nos ofrece el centro representa un escalón muy importante en lo que respecta a la medicina personaliza”, comentó durante su presentación Montserrat Figuerola, gerente territorial del Área Metropolitana Sur, quien además puso de relieve que el proyecto cuenta con la colaboración filantrópica de la Fundación Daniel Bravo, que ha aportado más de seis millones de euros.

Por su parte, el doctor Nahum Calvo, jefe del Servicio de Diagnóstico por la Imagen del Hospital de Bellvitge, comentó al respecto que con este nuevo equipamiento “incorporamos precisión” y concretó que “lo vamos a emplear cuando necesitamos combinar la imagen metabólica, con la imagen anatómica y con la morfológica”. “Hasta ahora había que hacer un PET/TC por un lado y una RM por el otro y combinar ambas imágenes para generar una información diagnóstica, sin embargo, con este avance hacia la precisión, al disponer de todas las técnicas diagnósticas, podemos hacer una sola prueba muy precisa, que va a acortar los tiempos diagnósticos y va a suponer una reducción de los desplazamientos del paciente, mejorando su experiencia, así como también va a permitir evitar la radiación excesiva que produce el PET/TC sin aportar valor diagnóstico y nos va a ofrecer información más fiable y precisa desde el punto de vista diagnóstico para dar el tratamiento más adecuado a cada paciente”.

Así pues, el PET/resonancia aporta seguridad, ya que disminuye la irradiación hasta en un 60%, y paralelamente, permite integrar, con una única prueba, no solo la información anatómica y morfológica, sino también la funcional a través de la RM, y todo ello va a hacer que los profesionales de la salud puedan seleccionar la mejor opción terapéutica para el paciente.

Muchas patologías van a poder beneficiarse de esta técnica, principalmente aquellas del entorno de las enfermedades minoritarias, en las que no solo se va a poder hacer un diagnóstico preciso, sino que además permitirá realizar un seguimiento al paciente de manera inocua para detectar complicaciones de forma precoz, sin apenas radiación; las neurodegenerativas, ya que va a posibilitar un mejor diagnóstico y la generación de conocimiento; o el cáncer de próstata, en el que va a hacer posible individualizar mejor el tratamiento en los pacientes al estar mejor estratificados y prever recaídas, y el cerebral, ámbito en el que va a evitar la repetición de craneotomías para llevar a cabo biopsias quirúrgicas del tumor porque esta técnica diagnóstica ofrece un gran precisión. Además, hay todo un conjunto de enfermedades inflamatorias que se van a poder beneficiar del PET/RM y en todas ellas se va a poder acelerar el diagnóstico, ya que va a ser necesario un menor número de pruebas, y se va a aumentar su precisión.

En definitiva, tal y como indicó el doctor Calvo, “con esta nueva herramienta vamos a tener un impacto en muchos aspectos”, también en lo relativo a la investigación, y además va a permitir una mejora en la eficiencia en el uso de los recursos sanitarios. No en vano, esta tecnología, de la que se estima que se podrán beneficiar en torno a unos 3.500 pacientes al año, incluyendo a la población pediátrica, es puntera y la más potente en el ámbito del diagnóstico por la imagen, de manera que permitirá al sistema de salud catalán equipararse al de los países europeos más avanzados.