Societat Civil Catalana acusa al Govern de desobedecer la Justicia por el 25 % en castellano

La nueva presidenta, Elda Mata, lamenta que ahora para los estudiantes “solo hay monolingüismo”

La nueva presidenta de SCC, Elda Mata
La nueva presidenta de SCC, Elda Mata FOTO: Muriel C de Jong

La nueva presidenta de Societat Civil Catalana (SCC), Elda Mata, ha acusado este lunes al Govern de llamar a la “desobediencia” con la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) que fija la obligatoriedad del 25% de castellano en las aulas catalanas y de utilizar el catalán como una herramienta identitaria.

“Y como en todos los nacionalismos identitarios se necesita un enemigo, que en este caso es el español”, ha dicho en una entrevista de Ràdio 4 y La 2, en la que ha asegurado que el Govern debe cumplir con las leyes y con la sentencia del 25%, y le acusa de desobedecer con relativa frecuencia.

“El Govern de la Generalitat, el conseller Gonzàlez-Cambray, diciendo ‘no aceptaremos’ y ‘no haremos’. Yo creo que mejorar las cosas primero es acatar la ley y la sentencia, y dentro de este marco de derecho y lealtad a la Constitución y al Estado, y construir todos juntos”, ha añadido.

Para ella, es necesario que los estudiantes catalanes sepan bien tanto el catalán como el castellano, y lamenta que, a su juicio, en este momento no se está haciendo así “porque es monolingüismo y nada más”.

“Vengo del mundo del turismo y me he encontrado con el problema de que he tenido que decir que no a muchos jóvenes que no sabían hablar bien el castellano. Que han pedido seguir la conversación en catalán, y hemos visto personalidades de nuestro entorno político no pudiendo llevar una conversación fluida en castellano”, ha ejemplificado.

Sobre el pacto por la educación, se ha mostrado favorable a llegar a un acuerdo por la educación, aunque para ella tiene muy poco que ver con el cumplimiento de la sentencia: “La sentencia habla de un 25%, es muy clara. Lo demás tiene que ver con otro tipo de pactos”.

“Han hecho un acuerdo pero un juez debe marcar el tanto por ciento. Lo ideal es que lo hubiera hecho la política, pero al final cuando no se cumple ni los mínimos requeridos debe entrar un juez a decidir. No es lo ideal, pero de alguna manera se tiene que hacer”, ha argumentado.

Sobre el proceso independentista, Mata ha insistido en que sigue presente aunque no se ve la tensión en las calles de años atrás: “Nos hemos instalado en la idea de que si no está la calle hirviendo aquí se ha solucionado todo. Mi sensación es que hemos suturado una herida, pero hemos dejado la infección dentro”.

Ha puesto en duda la eficacia de los indultos, ya que cree que en Catalunña hay “una decadencia horrorosa y está peor posicionada que otras comunidades autónomas”, y según ella hay una inseguridad jurídica que impide venir a las empresas y al talento.

Por último, ha defendido la mesa de negociación entre la Generalitat y el Gobierno “si la voluntad de las personas que se sientan en esta mesa es para mejorar las cosas en Catalunya y España”, aunque insiste en que se deben ver resultados.

Elda Mata se ha convertido oficialmente en la nueva presidenta de Societat Civil Catalana. La Asamblea de SCC, entidad constitucionalista de referencia, ha escogido este domingo con el 99% de los votos a Mata como relevo de Fernando Sánchez Costa, quien llevaba tres años ya en el cargo y ha conseguido reconducir y dar un impulso a una organización que, cuando entró a liderarla, atravesaba momentos complicados, con divisiones internas hacia finales de 2018 y principios de 2019.

Con Mata, que es la primera presidenta de SCC desde su fundación en 2014, la entidad también busca proyectar un perfil más civil y alejado de las cuitas políticas. Nacida en Barcelona en 1953, vive con su familia en Ullà desde 1983, un municipio pequeño de la comarca gerundense del Baix Empordà, y nunca ha militado en ninguna formación política. Siempre ha combinado su carrera profesional como empresaria y gerente de diversos negocios agropecuarios y turísticos con proyectos sociales de carácter solidario (ha sido durante 17 años voluntaria, vocal y presidenta de la Asamblea local de Cruz Roja).