El PP denuncia que las quejas vecinales no han dejado de aumentar con Ribó

Las quejas más habituales hacen referencia a la necesidad de más actuación policial, incidencia en la EMT, deficiencias en parques y jardines y suciedad

Las quejas de los ciudadanos no han parado de crecer desde que Joan Ribó es alcalde de la ciudad
Las quejas de los ciudadanos no han parado de crecer desde que Joan Ribó es alcalde de la ciudad

La viceportavoz del Grupo Municipal Popular, María José Ferrer San Segundo, indicó ayer que el gobierno municipal de Ribó y el PSPV «ha sido incapaz en cuatro años de gestión de mejorar ni uno solo de los problemas que más afectan y preocupan a los vecinos de Valencia», ya que las quejas no han dejado de aumentar.

San Segundo realizó estas afirmaciones tras analizar los informes anuales de sugerencias, quejas, reclamaciones y relaciones con el Defensor del Pueblo y el Síndic de Greuges relacionadas con la ciudad de Valencia.

Ferrer San Segundo explicó que «en el Grupo Popular hemos hecho un estudio comparativo de los informes anuales de quejas y reclamaciones de los años 2016, 2017, 2018 y 2019, (años completos de gestión de los gobiernos de la Nau y el Rialto), y hemos comprobado que los cinco principales temas que más malestar y quejas provocan en los valencianos, lejos de mejorar durante este tiempo, han ido todos ellos a peor».

En concreto, el «top cinco» de la quejas que han ido a peor y no han dejado de crecer en los últimos cuatro años son: la necesidad de más actuación policial; incidencias en la EMT; deficiencias en parques y jardines; deficiente limpieza en las vías públicas y tráfico rodado. Además, también se han aumentado la quejas por la falta de poda de árboles y por la lentitud de la actuación municipal.

El tráfico

Del estudio realizado por la viceportavoz del PP se desprende también que entre los problemas que suscitan más quejas de los valencianos, y que no han dejado de crecer en el periodo de 2017 a 2019, están las quejas por cuestiones de regulación del tráfico (+1.310 por ciento), «lo que pone entredicho los argumentos del gobierno del Rialto de que sus medidas en materia ordenación de la movilidad están logrando apaciguar el tráfico en las calles de Valencia».

Ferrer San Segundo aseguró que estos informes anuales «muestran una radiografía precisa de un Ayuntamiento, dirigido en su momento por un tripartito (2015-2019) y ahora por un bipartito que no ha sabido ni querido coordinar con eficacia los servicios municipales y que ha estado pendiente más del postureo y la propaganda que de solucionar los problemas de los barrios de Valencia».