Comunidad Valenciana

Nace una gacela extinguida en su hábitat, en el Bioparc

Es el primer alumbramiento durante el estado de alarma

El primer nacimiento en el Bioparc durante el estado de alarma decretado por la pandemia de coronavirus ha sido el de una gacela Mhorr, un antílope que se extinguió en su hábitat y ha sobrevivido gracias al esfuerzo de conservacionistas y los proyectos de preservación que lideran centros como el zoológico valenciano.

Esta noticia ha sido un “balón de oxígeno” para todo el equipo del parque, que se ha decidido compartir esta alegría y hacer partícipe a toda la población en la elección del nombre, según ha informado Bioparc en un comunicado.

La cría es una hembra y se podrá votar, a través de la web de Bioparc Valencia, entre cuatro opciones: Esperanza, Alegría, Azahar y Hope.

La madre y la pequeña “se encuentran perfectamente” y, aunque estos primeros días permanecen en los recintos interiores, en breve se espera que puedan unirse al resto del rebaño en su recinto multiespecie de la sabana donde conviven con otros antílopes, los addax (Addax nasomaculatus).

Bioparc Valencia participa activamente dese 2014 en el Programa de conservación internacional (EEP) de esta especie que trabaja para garantizar su pervivencia.

En el seno del grupo reproductor valenciano de este precioso antílope ya han nacido numerosos ejemplares que se han desplazado al llegar a la edad adulta a otros centros para formar nuevos grupos.

Según las fuentes, la también llamada gacela Dama, es un ejemplo claro de que es posible vencer la adversidad cuando se coopera con un fin común, en este caso la conservación de la biodiversidad del planeta.