Comunión en silencio y sin confesionario

El Arzobispado explica la desescalada en las iglesias

El Arzobispado de Valencia ha informado este sábado de las medidas de prevención en los templos de la Archidiócesis de Valencia para la celebración del culto público durante la desescalada en tiempo de pandemia, que contemplan medidas extraordinarias como no responder al párroco al tomar la Comunión o evitar los confesionarios.

Tras las propuestas realizadas por la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Española, el arzobispo de Valencia, Cardenal Antonio Cañizares, ha pedido a los sacerdotes, en particular los párrocos, que atiendan "el mandamiento principal de la caridad, que conlleva necesariamente proteger la vida humana y su salud" y que tengan en cuenta las medidas sanitarias a partir del próximo lunes 11 de mayo.

En la primera fase de aplicación de estas normas (a partir del 11 de mayo), se permite la asistencia grupal, pero no masiva, a los templos sin superar el tercio del aforo, con eucaristías dominicales y diarias.

En la fase 2 (probablemente empezaría el día 25 de mayo, lunes) se restablecen los servicios ordinarios y grupales de la acción pastoral con los criterios organizativos y sanitarios –mitad del aforo, higiene, distancia de seguridad– y otras medidas que se refieren a continuación.

En la tercera fase se dará una "vida pastoral ordinaria que tenga en cuenta las medidas necesarias hasta que haya una solución médica a la enfermedad", han informado las mismas fuentes.

De forma general, se recomienda que en el templo los fieles hagan uso de mascarilla y, si es posible, también de guantes; las pilas de agua bendita continuarán vacías; las puertas de las iglesias se mantendrán abiertas a la entrada y salida para no tener que tocar manillas o pomos y se señalizará en el interior del templo "la manera de desplazarse de los fieles".

A ser posible, los pasillos deberían tener un solo sentido de desplazamiento, y se recomienda marcar la fila de la Comunión sobre el pavimento, así como desinfectar bancos y objetos litúrgicos.

"Es muy conveniente que cada feligrés lleve su propio gel hidroalcohólico para que se desinfecte las manos a la entrada y salida del templo y no se deben permitir visitas turísticas a los templos y museos en las fases 1 y 2 de la desescalada", recomienda el Arzobispado.

Respecto a la Eucaristía se recomienda celebrar misas para niños y sus padres, a fin de evitar contagios a personas mayores, no pasar el cestillo de la colecta (colocarlo en un sitio fijo) y no responder al párroco en el momento de la Comunión, entre otras medidas.

Sobre el Bautismo, se recomienda utiliza el rito breve, hacerlo desde un recipiente al que no retorne el agua utilizada y, en las unciones, utilizar un algodón o bastoncillo de un solo uso e incinerarlo después.

También se aboga por evitar el uso del confesionario en pro de un espacio amplio, confesarse de pie para no tocar el mobiliario y usar, si es posible una pantalla de metacrilato.

El Arzobispado informa de que prorroga la dispensa del precepto dominical, “invitando a la lectura de la Palabra de Dios y a la oración en las casas” o a ver la retransmisión de misas, y recuerda que los fieles mayores, enfermos o en situación de riesgo pueden solicitar al párroco que les lleve la comunión a su domicilio.