El 22 por ciento de los jóvenes ha dejado de tener independencia económica por la pandemia

Según un estudio del Consell Valencià de la Joventud

El 25 por ciento de los jóvenes se ha visto inmerso en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por la pandemia del coronavirus y el 5 por ciento ha sido despedido, mientras que el 22 por ciento ha dejado de ser económicamente independiente y necesita la ayuda de sus familiares.

Así se desprende de un estudio elaborado por el Consell Valencià de la Joventut y el Institut Valencià de la Joventut, que alerta de que este colectivo es uno de los más vulnerables y afectados por la crisis social y económica generada por la pandemia y reclama a la Generalitat que considere las políticas de juventud como “prioritarias”, las dote de presupuesto y elabore un Plan de Habitatge Jove con carácter “urgente”.

La presidenta del CVJ, Pilar Blasco, ha presentado este martes junto a la presidenta del Consejo de la Juventud de España, Elena Ruiz, los datos del segundo semestre de 2019 referidos a la Comunitat Valenciana del Observatorio de Emancipación Juvenil, así como las primeras estimaciones de las consecuencias de la covid entre este colectivo.

Ruiz ha lamentado la crisis provocada por el coronavirus “ha llegado cuando la juventud no se ha recuperado todavía de la situación de 2008”, con un 23 por ciento de tasa de paro, mientras que la mayoría de jóvenes que trabajan lo hace en jornadas partidas (un 50,6 por ciento) y en empleos para los que se requieren cualificaciones menores a las suyas.

Por su parte, la presidenta Consell Valencià de la Joventut, Pilar Blasco, ha advertido además de que el 91 por ciento de los contratos en la Comunitat es temporal y el salario medio asciende a 880 euros, por debajo del salario Mínimo Interprofesional y de la media nacional, que se sitúa en los 960 euros.

Según el informe del Observatorio de Emancipación Juvenil solo el 19 por ciento de los jóvenes puede emanciparse, por lo que 4 de cada 5 menores de 30 años no pueden independizarse y su proyecto de vida “empieza cada vez más tarde”, ha indicado Blasco.

Recuerda asimismo que el Banco de España recomienda que no se destine más del 30 por ciento del salario al alquiler, mientras que en la Comunitat se está destinado más de un 68 por ciento.

En el caso de compartir piso, el porcentaje es del 31 por ciento en Alicante, del 24 por ciento en Castelló y el 31,3 por ciento en València, y los alquileres siguen subiendo, una media del 7,14 por ciento.

Blasco ha advertido de que si no se tienen salarios dignos ni una vivienda “el proyecto de vida no empieza y se incrementa la pobreza juvenil”, que en la Comunitat se sitúa en un 33 por ciento.

Ha informado asimismo de que con los datos que se disponen hasta ahora de los efectos de la covid, el 25 por ciento de la personas jóvenes está en ERTE, un 5 por ciento ya ha sido despedido “y tendremos que ver lo que pasa cuando finalice la medida de los ERTE”.

Además, la pandemia ha provocado que el 22 por ciento de los jóvenes de la Comunitat hayan dejado de ser económicamente independientes y necesiten la ayuda de sus familias.

Ante esta situación, y en el marco de la celebración esta semana en Les Corts del debate de política general, el Consell Valencià de la Joventut reclama a la Generalitat que considera las políticas de juventud como un “eje principal” y se “priorice y se atienda realmente al situación de la juventud”.

Como medidas concretas, reclama que se aumente la dotación destinada al colectivo juvenil y un Plan de Habitatge Jove con carácter “urgente”, se inste al Gobierno de España a que “regule los precios del alquiler” y se refuercen los planes de ocupación.

Blasco ha valorado el Plan Ariadna, el “gran Pacto por la Juventud” anunciado este lunes en Les Corts por el president de la Generalitat, Ximo Puig, pero pide que sea declarado “urgente” y espera que se redacte conjuntamente con los colectivos juveniles.