Puig reprocha al presidente Sánchez que Madrid “sea una aspiradora”

El presidente del Gobierno presenta en Valencia el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, saluda con el codo al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), a su llegada al acto de presentación del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española en la Ciutat de les Arts i les Ciències de Valencia, Comunidad Valenciana (España), 5 de noviembre de 2020. El Plan guía la ejecución de cerca de 72.000 millones de euros entre los años 2021 y 2023 se estructura en torno a cuatro transformaciones que el Gobierno ha situado en el centro de la estrategia de política económica: la transición ecológica, la transformación digital, la igualdad de género y la cohesión social y territorial.Rober Solsona Europa Press

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha aprovechado la visita de Pedro Sánchez a Valencia para reclamarle que Madrid deje de actuar “como una aspiradora” en materia fiscal.

Durante la presentación del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, de ámbito nacional, y que trata de paliar los efectos de la pandemia y resurgir de la situación económica creada, el presidente Puig se ha mostrado amable y a la vez reivindicativo con el titular del ejecutivo nacional, quien, a su vez, ha destacado la efectividad de Puig en la “vía valenciana” por la que el valenciano ha logrado el 90 por ciento del apoyo de Les Corts a su plan de recuperación regional.

Puig le ha reclamado a Sánchez que “debemos caminar hacia la armonización fiscal, sin paraísos fiscales, sin ‘dumpings’ , sin los abusos del efecto capitalidad que ha convertido Madrid en una gran aspiradora”.

Y ha añadido que “también es urgente corregir la insuficiencia y la inequidad del actual sistema de financiación autonómica”.

Puig le ha dicho que “un reparto más justo de los recursos será la mejor manera de unir a la España plural diversas y real que trasciende de la M-30. No es debate identitario sino de derechos”.

Ha destacado que el presidente Sánchez ha venido a Valencia para presentar el impulso de este “Plan Marshall” de Bruselas, en el que se ha contado con “la cogobernanza autonómica, como nunca antes se había visto”.

Para Puig la visita de Sánchez supone un reconocimiento “a la actitud, el coraje y el esfuerzo de la sociedad valenciana”.

Y ha explicado que la vía valenciana ha pivotado sobre tres pilares: el acuerdo social, institucional y político para llevar adelante 1.068 medias; la serenidad en todos los ámbitos, del parlamento a los sindicatos, de la patronal a la sociedad civil, ha imperado el ‘trellat’, el sentido común valenciano; y el tercer pilar, el de las alianzas: todas las instituciones vamos a actuar de palanca para que los fondos de recuperación lleguen a las terminales nerviosas de nuestra economía".

Puig ha dicho que la estrategia valenciana de recuperación tiene  410 proyecto hasta 2027 y que si la Administración y las empresas captamos 14.000 millones en seis años se traducirán en 90.000 empleos en tres años. El jefe del Consell ha dicho que tiene la ambición de lograr 21.000 millones de fondos europeos para llegar a los 190.000 empleos en seis años.

Ha marcado tres retos: transformación de la administración, transición digital y reducir la desigualdad.

Con visión de Estado ha subrayado que “las comunidades autónomas somos Estado y así hemos de actuar. No podemos situarnos en la queja permanente. Más allá de himnos y banderas es la hora del patriotismo cívico: Responsabilidad de una sociedad adulta que asume sus obligaciones, solidaridad con quien puede enfermar o perder la vida, fraternidad con quien es sensible a la situación económica”.

Sánchez ha querido agasajar a los anfitriones valencianos y ha venido documentado y con la lección aprendida, muy bien aprendida:

“Más de millón de valencianos se van a beneficiar del aumento de las pensiones, 38 millones se destinarán a la autoridad de transporte metropolitano (el ministerio anunció solo diez, y ha obviado que Madrid recibirá cerca de 130 y Barcelona sobre 110 millones; también llegarán 98 millones para los sectores ferroviarios con la mejora de las Cercanías; también las mejoras de los accesos al Puerto o la absorción de la deudas del Consorcio Valencia 2007”. Las inversiones también llegarán para regenerar las playas por los efectos de los temporales, si bien en la mayoría aún no se ha intervenido. “Valencia no va a esperar más la variante de la Safor o las mejoras en el acceso al aeropuerto. Cultura no va esperar más ni el archivo histórico de Castellón, ni el Reino de Valencia. Castellón no va a esperar más la desaladora de Oropesa. En Alicante no va a esperar más el refuerzo abastecimiento de las redes de agua de Mutxamel o el Campello”.

Ha resumido que los presupuestos contemplan inversiones de 1.200 millones de euros. 57 por ciento más que los de 2018. 9,6 por ciento del total regionalizado y ha afirmado que “conocemos bien las demandas históricas”

Ha dicho que la Comunitat Valenciana está por méritos propios en la primera línea de salida.

Se ha mostrado partidario de “reivindicar  la vía valenciana frente a la vía de provocación constante. Algo que demuestra que el acuerdo es posible entre fuerzas políticas”.

Por último, ha recordado que Valencia es la segunda ciudad más peatonalizada de España, por lo que “el coche de Bienvenido Míster Marshall, de Berlanga, no podría cruzar ya la plaza del Ayuntamiento”. Como colofón, Sánchez ha recordado al genial cineasta valenciano, Luis García Berlanga, que estrenó en 1953 en el cine Callao de Madrid Bienvenido Míster Marshall, “en la que se veía como el coche de la recuperación económica pasaba de largo por España. Ahora, el coche se ha parado , y España ha subido a bordo”.