Cs pide bajar el IRPF a las rentas por debajo de 50.000 euros y el PP aplazar el cobro de impuestos

Ciudadanos presenta enmienda a la totalidad a la Ley de Acompañamiento

Los sindics del grupo popular en Les Corts, Isabel Bonig y de Ciudadanos, Toni Cantó, conversan momentos antes de la presentación de la Federación de Hostelería de Valencia del plan de rescate y la concentración bajo el lema "Sin ayudas, nos arruinan"Juan Carlos CárdenasEFE

El grupo Ciudadanos en Les Corts ha presentado una enmienda de totalidad a la ley de Acompañamiento a los Presupuestos de la Generalitat para 2021, entre otros motivos porque el proyecto de ley incluye, «una reforma del sistema tributario autonómico improvisada y nada rigurosa».

Argumentan que es contraria al espíritu de consenso de la reconstrucción y que supondría una asfixia fiscal inadmisible en estos momentos.

Ciudadanos no presentó enmienda de totalidad a los Presupuestos de la Generalitat para 2021, cuyo plazo acabó la semana pasada.

Las enmiendas del Botànic a esta norma incluyen subidas del IRPF a las grandes fortunas y un impuesto a los grandes tenedores de viviendas vacías, entre otros.

Ciudadanos ha presentado 37 enmiendas parciales a esta ley, con la que busca bajar impuestos a la clase media y trabajadora, así como apoyar a los autónomos, luchar contra la despoblación del mundo rural o reducir las tasas educativas.

El diputado Tony Woodward, explica que proponen bajar el IRPF medio punto hasta los tramos de 50.000, y subir a 700.000 el mínimo exento del Impuesto de Patrimonio, para igualarlo con el del resto de las comunidades autónomas. Además, debido a que muchas personas teletrabajan o estudian desde casa, proponen una ayuda de hasta 120 euros para material informático, mientras que otra de sus propuestas es fomentar el alquiler y la adquisición de primera vivienda con una deducción del cinco por ciento hasta los 45 años.

Por su parte, la presidenta del Partido Popular de la Comunitat Valenciana (PPCV), Isabel Bonig, reclama un aplazamiento de impuestos locales, autonómicos y locales para los sectores más afectados por la covid-19 mientras dure la pandemia.

El PP reclama que no se suban los impuestos, que los expedientes de regulación temporal de empleo se prorroguen como mínimo hasta que se acabe la pandemia, que haya dos años más de carencia para los préstamos ICO y que haya una línea de ayudas de 80 millones para el sector hostelero. Esta última partida se puede sacar de lo que el Consell va a destinar a subirse el sueldo, y de los 247 millones que va a «incrementar en chiringuitos».