Las mujeres entre 25 y 55 años usan cada vez más la bicicleta

La pandemia también pasa factura al uso de la bicicleta

Una familia accede a la plaza del Ayuntamiento en bicicleta
Una familia accede a la plaza del Ayuntamiento en bicicletaPILAR ALBELDA VALLSAyuntamiento de Valencia

La Agencia de la Bici, adscrita al servicio de Movilidad Sostenible del Ayuntamiento de Valencia, ha hecho público hoy el segundo Informe de Movilidad Ciclista en la ciudad de Valencia. El estudio, emprendido el pasado año con el objetivo de realizar un seguimiento y conocer mejor el perfil de las personas usuarias de la infraestructura ciclista diferenciando género, edad y tipo de vehículo, se ha realizado de nuevo mediante un conteo a pie de carril bici.

En esta ocasión, cinco han sido los puntos en los que se han realizado los conteos manuales, al incorporarse la intersección de la avenida Peris i Valero con Regne de Valencia, la plaza de l’Ajuntament (en la confluencia con calle de Sant Vicent Màrtir y avenida Maria Cristina) y la avenida Primado Reig (entre las calles Alemanya y Villa de Muro), a los ya dos conocido puntos de la calle Alacant y el Pont de Fusta. En este sentido cabe destacar que el conteo de la Plaça de l’Ajuntament se realiza en calzada de un entorno pacificado, pero no en carril bici.

En cada uno de estos puntos se ha aforado la cantidad de ciclistas, tanto en bicicleta propia como en Valenbisi, personas en vehículos de movilidad personal (VMP) y otros vehículos que comparten infraestructura; y dentro de la categoría de ciclistas con bicicleta propia, se ha anotado una categoría adicional para las bicicletas con remolque y sillita y los vehículos de mensajería. Los conteos se realizaron en varios días laborables de octubre y noviembre de 2020 (de similares características a los del anterior informe).

Y el informe, realizado como el pasado año por Esther Anaya Boig, consultora e investigadora de movilidad ciclista del Imperial College London, dibuja un escenario de movilidad ciclista marcado por la pandemia de la COVID-19 en el que, grosso modo, continúa reflejando un uso mayoritario de la bicicleta en el reparto modal de la micromovilidad con un 71 por ciento, pero con un ligero ascenso de los VMP hasta el 28 por ciento, frente a los 74 por ciento y 25 por ciento, respectivamente, antes de la pandemia.

Contrastando las evoluciones en la intensidad de desplazamientos por las vías motorizadas y los carriles bici, el estudio señala que en el mes en que se recogieron los datos la movilidad motorizada se encontraba por debajo del 8 por ciento respecto al año anterior, mientras la micromovilidad solo registraba un descenso del 2 por ciento. Respecto al uso de la bici en particular, los datos también señalan cómo la pandemia ha afectado al uso de Valenbisi (que pasa del 14 al 10 por ciento), mientras la bicicleta privada prácticamente se mantiene (pasa del 60 al 59 por ciento). Además, aunque la movilidad ciclista no ha escapado a los efectos de la pandemia y el informe refleja una tímida disminución del número de personas ciclistas con respecto a 2019, destaca que no sucede así en la franja de mujeres de 25 a 55 años en la que la movilidad en bicicleta ha seguido incrementando.

Una de las novedades del estudio de este año es la introducción de la variable de contaje en un punto de paso de bicicletas y VMP compartido con vehículos motorizados pero pacificado (la realizada en el vértice de la calle Sant Vicent Màrtir con Maria Cristina), y el resultado muestra que, en comparación con los realizados en carriles bici, el porcentaje de uso de la bicicleta se incrementa mientras desciende el de los VMP. Del mismo modo, el uso de la bici entre las mujeres en este punto cae al 31por ciento frente a los hombres. “Por ahora se trata de un único punto, pero no es casual que los datos confirmen la teoría de la importancia de las infraestructuras ciclables para incorporar a personas usuarias que no tienen la misma percepción de seguridad, como pueden ser muchas mujeres en relación con los hombres, o las personas en VMP respecto a las que circulan en bici”, apunta el concejal Grezzi. “De ahí la importancia de seguir fomentando la implantación de carriles bici en toda la ciudad, para fomentar la igualdad de oportunidades y la libertad de elegir el modo de desplazarse de todas las personas, pero especialmente de las mujeres y también de las que, aunque no lo quieran hacer de modo activo, apuesten por cambiar su coche o moto por un patinete”.

Cambios en la Agencia de la Bici

Tras la finalización el pasado mes de marzo del contrato de Belén Calahorro como coordinadora de la Agencia de la Bici de València —que relevó en el puesto al primer coordinador, Óscar Giménez Gras, que lo asumió en 2018 tras la creación del ente en 2015—, la gestión de la agencia pasará en adelante a llevarse a cabo por personal de ésta, siguiendo los nuevos criterios del consistorio.