El PP pide un protocolo municipal para la atención urgente a mujeres en riesgo de violencia de género

La mitad de las mujeres asesinadas en el año 2021 por violencia de género vivían en pueblos de menos de 20.000 habitantes

Representantes de todos los grupos políticos se manifiestan frente a la puerta del Ayuntamiento de Valencia en protesta por un crimen machista
Representantes de todos los grupos políticos se manifiestan frente a la puerta del Ayuntamiento de Valencia en protesta por un crimen machista FOTO: Manuel Bruque EFE

El PP ha pedido en el Parlamento Valenciano que se elabore un protocolo de actuación para que la ayuda y el acompañamiento por parte de los Ayuntamientos a aquellas mujeres en peligro de sufrir violencia de género, sea inmediato.

Recientemente, se ha sabido que alguna de las mujeres valencianas asesinadas a manos de sus parejas o exparejas en 2021, habían pedido ayuda a los servicios municipales días antes de producirse el crimen.

El PP reclama que, en coordinación con la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP), y en colaboración con las diferentes administraciones, entidades sociales e instituciones que trabajen en la detección, prevención, asistencia y erradicación de la violencia de género, se elabore un protocolo marco para los ayuntamientos de la Comunitat Valenciana en la detección, asistencia y acompañamiento a las mujeres víctimas de violencia de género al que se puedan adherir. Dicho protocolo marco contemplará las singularidades de los municipios en cuanto a recursos económicos y de personal especializado, emplazamiento y tamaño, con el fin dar la mayor cobertura posible a la protección y asistencia a las víctimas bajo los principios de eficacia e inmediatez.

La propuesta de los «populares» que se ha presentado en forma de proposición no de ley pide además garantizar la dotación económica necesaria para implementar recursos formativos especializados en la detección y atención a las mujeres víctimas de violencia de género a todo el personal susceptible de atenderlas en los ayuntamientos de la Comunitat Valenciana, así como establecer los mecanismos para que los ayuntamientos que cuenten con unidades policiales especializadas garanticen la continuidad del personal adscrito a las mismas.

Recuerdan las diputadas Elena Bastidas y Maria Luisa Mezquita que «en lo que llevamos de año quince mujeres, a falta de una más por confirmar, han sido asesinadas en nuestro país, 1.092 desde que se comenzaron a contabilizar».

El mes de mayo ha sido el peor ya que se han producido seis asesinatos de seis mujeres a manos de sus parejas o exparejas, una de ellas embarazada en el momento del crimen en el que también le fue arrebatada la vida a su hijo de siete años.

«Un mes especialmente doloroso para los valencianos y valencianas con la primera víctima mortal por violencia machista en la Comunitat Valenciana».

Desde el PP consideran que los ayuntamientos se convierten en parte activa e importante en el desarrollo de actuaciones encaminadas a la lucha contra la violencia de género. Además, por su proximidad a la ciudadanía, también se convierten en un servicio cercano para la población y, por ende, para las mujeres susceptibles de estar sufriendo violencia machista, que se acercan a ellos en busca de información o de recursos asistenciales vitales para salir adelante.

Ruralidad de la violencia

Pero en este papel destacado de los ayuntamientos no todos disponen de los mismos recursos humanos, económicos o asistenciales. Hay ayuntamientos que ni tan siquiera disponen de un protocolo a seguir en la atención a mujeres susceptibles de ser víctimas de violencia de género.

Desde la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (Fademur) denunciaban hace escasos días que la mitad de las mujeres asesinadas en 2021 vivían en pueblos de menos de 20.000 habitantes, esto es, un 50 por ciento, cuando en 2020 se situaba en el 36 por ciento, con lo que se está constatando una tendencia al alza de la ruralidad de los crímenes de violencia machista.